El apego desorganizado explicado a los niños y las niñas

Los niños, niñas y adolescentes que han sido vulnerados y que, en consecuencia, han desarrollado un apego desorganizado necesitan saber qué les pasa para ir construyendo, poco a poco, una narrativa resiliente.

Así puedes explicárselo.

«Nuestro cerebro es como un jinete que tiene que domar un caballo salvaje.

El drama de las niñas/os que han sufrido circunstancias de vida especialmente complicadas, como negligencia, abuso o maltrato, es que sienten que su jinete no es suficientemente fuerte. Que no tiene capacidad para domar ese caballo.

Es por ello que se sienten inferiores a otras niñas/os, a quienes ven funcionar mejor en la escuela, en el recreo y cuando se divierten. No se enfadan tan rápido como ellas/os. Mantienen la calma, se entienden mejor con los demás, y los adultos se sienten más a gusto con ellas/os.

Sin saberlo, estas niñas/os están siendo muy injustas/os consigo mismas/os. Porque lo que en realidad les pasa es que su caballo es demasiado fuerte. Se hizo fuerte porque desde pequeñito tuvo que enfrentar muchas dificultades. Y tuvo que correr, pelear y soportar mucho dolor. Por eso ahora tiene los músculos tan fuertes. Y por eso ahora no está dispuesto de dejarse domar.

Puede que desconfíe del jinete. Porque los que tuvo antes no le supieron entender, y le trataron mal. A veces dijeron que le dijeron que era un caballo defectuoso. Otras, que no valía para las carreras. Le golpearon con fuerza y, cuando se resistió, le reprocharon que era incontrolable y que sólo podía hacer las cosas mal.

Es importante que estas niñas/os sepan que su jinete es más fuerte que los demás. Pero que se enfrenta a un desafío formidable, que otras personas, con circunstancias de vida más fáciles, no pueden siquiera imaginar. Porque el caballo tiene mucha fuerza, pero es una fuerza que con tiempo, dedicación y cariño se puede aprovechar y disfrutar.

Hay que dejarlo claro. De una vez y por todas: ese jinete que lleva años encima de ese caballo enrabietado, triste y con miedo, tiene más mérito que otros que cabalgan en ponis que siguen lo que marchan las riendas. Que es un superviviente al que hay que honrar. Y que en todo este proceso, en el que tanto ha sufrido, ha “aprehendido” cosas y desarrollado capacidades y superpoderes, que otras/os no pueden siquiera atisbar.»


[…Sobre el apego desorganizado explicado a las niñas/os…]


Inspirado en una conversación con Adelaida Navaridas, terapeuta EMDR en Amare Psicología (Bilbao), y en el libro “El cerebro lleva la cuenta” (ver Bibliografía), de Bessel Van Der Kolk ¡gracias!


Gorka SaituaAutor: Gorka Saitua. Soy Pedagogo. He trabajado desde el año 2002 en el ámbito de protección de menores de Bizkaia, en la Asociación Bizgarri – Bizgarri Elkartea. En 2016 comencé con el proyecto educacion-familiar.com que me apasiona. Para lo que quieras, ponte en contacto conmigo: educacion.familiar.blog@gmail.com

Este artículo pertenece al blog www.educacion-familiar.com, antes www.indartzen.com. Si quieres saber más sobre nosotros echa un vistazo a quiénes somos y síguenos en nuestras redes sociales Facebook y Twitter, somos @educfamilia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s