La parte abandonada

[…] —Creo que esa sensación la lleváis dentro ambas —intervine de nuevo—. Me refiero a la sensación de que no sois suficientemente buenas, y de que os tenéis que exigir demasiado para estar al nivel que os toca. No sé si lo sentís ahí, pero a mí me está resonando como una pelota negra, fría y enorme, que me presiona en el centro del pecho. […]

Seguir leyendo “La parte abandonada”

Tras la madre que llora por el maltrato sufrido

[…] En esas condiciones, de no salida, lo normal es que el cuerpo reaccione con un bloqueo. La sensación es de que la mente se separa del cuerpo, para no sentir el dolor que se anticipa o viene. Y que, tras la agresión, se permanezca así un buen rato hasta que, pasado el peligro, puede venir el llanto, que es la forma que tiene el cuerpo de liberar tensión, y de pedir la ayuda y los cuidados que necesita. […]

Pero, ¿qué pasa con las niñas o niños?

Seguir leyendo “Tras la madre que llora por el maltrato sufrido”

El triángulo dramático tras la expulsión de las niñas y niños vulnerados de su escuela | Segunda parte: soluciones

Los buenos tratos no se aprenden en los libros, sino en contacto íntimo con personas sabias, fuertes y amables, que sepan y puedan sostener nuestro propio dolor. 

Seguir leyendo “El triángulo dramático tras la expulsión de las niñas y niños vulnerados de su escuela | Segunda parte: soluciones”

El triángulo dramático tras la expulsión de las niñas y niños vulnerados de su escuela | Primera parte: descripción

[…] Y ahora llega el juego psicótico en el contexto de una institución que también debería servir para proteger y ejercer la parentalidad social, porque el triángulo perverso da la vuelta. La comunidad escolar se convierte en la salvadora de la profesional que ha rechazado al niño, quedando la niña o el niño jodido y en el lugar del agresor, como un peligro para todas y todos ellos. […]

Seguir leyendo “El triángulo dramático tras la expulsión de las niñas y niños vulnerados de su escuela | Primera parte: descripción”