Clase 2: ¿Dónde sientes el amor? 

[…] Porque identificar el amor con la agitación del corazón no es baladí, sino que contiene una serie de significados ocultos. Unos significados que, ahora que te has formulado la pregunta, quizás y sólo quizás, puedes empezar a vislumbrar. […] 

Seguir leyendo «Clase 2: ¿Dónde sientes el amor? «

La revictimización de la víctima 

[…] Porque, amigas y amigos, una víctima es, por encima de otras cosas, una persona que ha sufrido mucho y que no deja de sufrir. No alguien que quiere fastidiarnos con su actitud. Una actitud que, por otro lado, tiene todo el derecho del mundo a tener, porque es lo que le ha ayudado a mantener cierta integridad y sobrevivir. […] 

Seguir leyendo «La revictimización de la víctima «

Anuncio: abandono las redes sociales

Con profunda tristeza anuncio que CESO indefinidamente mi ACTIVIDAD PROFESIONAL en REDES SOCIALES.

Sencillamente, esto se ha vuelto demasiado grande y no me conviene el estrés que implica tanto para mí, como para mi familia.

Mantendré únicamente mi actividad en www.educacion-familiar.com, porque me gusta escribir y divulgar, pero prefiero que sea a un público limitado. Quien quiera seguir estos contenidos, puede SUSCRIBIRSE al blog.

Sé que tenemos algunas cosas pendientes, como, por ejemplo, la campaña que recientemente hemos iniciado. En ese sentido, descuidad, atenderé a quien haya que entender y cerraré lo mejor posible.

Por mi parte, sólo puedo agradecer de corazón el apoyo y el cariño que me habéis dado. Espero que mis contenidos os hayan llevado a sentir curiosidad y a amar más si cabe una profesión que me fascina. Doy las gracias, también, a las redes sociales por ponerme en contacto con personas tan maravillosas y excelentes profesionales, que me han llevado —a veces sin saberlo— a reflexiones y conexiones que han cambiado tanto mi forma de trabajar como de relacionarme con mi familia. No tengáis duda alguna: os seguiré de cerca.

Sé que está decisión va a implicar un proceso de duelo. He puesto mucho cariño, tiempo y esfuerzo en lo que hacía, y ahora tendré que gestionar ese vacío. Pero no tengo ninguna duda de que ahora necesito poner distancia con estas plataformas, que generan demasiada activación a mi sistema nervioso. Como siempre hemos dicho por aquí, lo primero es cuidarse.

Gracias por este ratito juntos.

Os mando un abrazo bien apretado.


Gorka Saitua | educacion-familiar.com

¡Alerta! Exploración inhibida en la primera infancia 

Tal y como se advirtió, se empiezan a observar niñas y niños entre 0 y 3 años con las conductas de exploración permanentemente inhibidas, lo cual, puede ser un indicador de la existencia de un estrés tóxico que puede alterar todo el desarrollo.  

Seguir leyendo «¡Alerta! Exploración inhibida en la primera infancia «

El vacío de recuerdos: un duelo pendiente 

[…] Soy una de esas personas con pocos recuerdos. Y no es casualidad. Entre otras cosas, aprendí a protegerme con la desconexión de mí mismo y de los demás. Por eso se han fijado pocos eventos en mi memoria: sencillamente nadie andaba ahí para contarse una historia que mereciera la pena contar. […]

Seguir leyendo «El vacío de recuerdos: un duelo pendiente «

Huye de quien te promete cambiar a tu hijo

[…] Observo en el sector cierta tendencia perversa a amoldarse a la demanda que formulan muchas madres y padres, que —con la mejor de sus intenciones— quieren que su hija o su hijo sea el más alto, el más guapo, el más popular, el más inteligente o el que se lleva el premio a final de curso. […] 

Seguir leyendo «Huye de quien te promete cambiar a tu hijo»

La ley del frontón: ideas para destruir el mundo

[…] Entonces, llegó un grupo de 4 chavales de unos 25 años, con sus pelotas, eso, eso, con sus pelotas grandes y duras. Al verlos, los niños recogieron sus cosas y se marcharon sin chistar, cumpliendo la ley implícita en todos los espacios públicos, del cole y del pueblo: los mayores y, sobre todo, si son hombres, tienen prioridad en cualquier tipo de juego. […] 

Seguir leyendo «La ley del frontón: ideas para destruir el mundo»

Los méritos que no me corresponden

Hace un tiempo me escribió un compañero al que admiro mucho y me dio un consejo: Gorka, tío, deberías cuidar más lo que públicas porque te has convertido en un referente para muchas personas.

Entiendo sus razones. En mi perfil se confunde lo personal con lo profesional y aunque —creedme— trato de controlarme, mi sentido del humor no siempre es tan blanco y dulce como para agradar a todo el mundo. De hecho, a menudo va explícitamente en contra de los principios que difundo, lo cual, constituye una de esas contradicciones con riesgo de cancelación en esta su cultura rancia de las redes sociales.

Lo que no sabía este compañero eran dos cosas que, para mí, son importantes. Que la palabra “referente” significa para mí una amenaza, y que los memes y demás chorradas que público son una forma de protegerme.

A ver si me explico.

Sé que tengo cierta capacidad para comunicar y, patos de colores, por eso dedicó mi tiempo a esto: me gusta, me satisface y sé que lo hago bien, pero también soy consciente de que detrás de mis artículos no estoy sólo yo, sino que hay un montón de gente. Hay formación, lecturas, un equipo implicado y estupendo, profesionales con quiénes me coordino, y familias que me enseñan día tras días lo limitado que sigo estando en mi trabajo, obligándome a corregir mi intervención o a buscar recursos debajo de las piedras.

Lo único que hago yo, sentado, a gusto en mi escritorio, es resumirlo y ponerlo bonito para que alcance a muchas personas. Y sí, tiene cierto mérito, no digo que no, pero para nada me merezco ese aura de ser de luz que, a veces, se me coloca.

De hecho, me hace daño. Porque miro a mi alrededor y sé de muchas personas que se han ganado con su inteligencia, su humanidad y su trabajo, estar en ese pedestal. Cuyo mérito va mucho más allá de esta labor de traducción que yo hago: que demuestran conocimientos y capacidades asombrosas, que me colocan a años luz de su profesionalidad. Y no se me está yendo la pinza, cogollos, que trabajo todos los días con ellas y con ellos, aprendiendo con curiosidad y asombro de cada una de sus palabras y cada uno de sus gestos.

Resumiendo: cada vez que se me coloca en el pedestal recuerdo que soy un impostor, y esa, justo, es parte de mi herida.

Así que público memes y otras mierdas. Porque me descojono, sí, y porque transmiten buen rollo, pero también porque es una forma de tomar tierra, sacudirme ese manto dorado, y quedarme en pelotas, con mis vergüenzas al alcance de todo el mundo. No olvido que las redes sociales son una trampa para todas estas personas que, por uno u otro motivos, sufrimos una carencia de mirada. Y que es fácil sentirse seducido por los likes y comentarios bonitos, olvidando los verdaderos motivos por los que estamos aquí: buscar un reconocimiento que nos cuesta darnos a nosotras o nosotros mismos.

Así que nada, es verdad. Tengo cierto mérito en lo que hago y voy a dejar que entre eso; pero seguiré poniendo una barrera grande y gorda contra los méritos que no me corresponden. Es injusto investirme de ellos.


Gorka Saitua | educacion-familiar.com