En la crianza también: más punkis vivos, por favor

[…] Lo chungo, lo que me escama y me jode, es que de un tiempo a esta parte los empiezo a ver por todos los lados. Ya no están sólo en la iglesia, en las barriadas Amish, o en Radio María, sino que se me están metiendo en casa, en forma de los planteamientos moralmente rígidos que supuestamente debo defender. […] 

Seguir leyendo “En la crianza también: más punkis vivos, por favor”

Un susto tremendo: primeros auxilios ante sucesos potencialmente traumáticos

[…] Parecía no levantar cabeza. Cada poco tiempo se retraía, buscaba contacto y lloraba que parecía desgarrarse por dentro. La niña divertida, valiente y payasita que es, se había vuelto una bebé indefensa. […]

Seguir leyendo “Un susto tremendo: primeros auxilios ante sucesos potencialmente traumáticos”

Anatomía de un abrazo

Se puede ver, sin ser localizado.

Se puede oler, sin ser olfateado.

Se puede escuchar, sin ser oído.

Se puede saborear, sin ser degustado.

Pero no se puede acariciar, sin ser tocado.

Y la forma más íntima de recoger a otra persona, es mediante un abrazo.

Un abrazo no sólo es la persona que lo necesita;ni una persona con la voluntad de darlo.

Un abrazo es un contacto profundo, en el que ambas almas deben sentirse dignas de recibir y disfrutar de ese abrazo.

Hay muchos abrazos que no llegan; y por el camino dejan cadáveres congelados.

Los cadáveres de las personas que quisieron dar, pero no pudieron recibir el mismo abrazo.

Gorka Saitua | educacion-familiar.com