Ayúdame a llorar

indartzen-llorar

Recibir consuelo es una experiencia muy importante tanto para los adultos como para los niños y niñas, y es uno de los elementos clave que van a constituir la capacidad que denominamos resiliencia. Si te gustaría disponer de una medicina que ayude a tus hijos e hijas a desarrollarse mejor, y a prevenir el daño emocional, aquí tienes una idea que todo padre y toda madre debería considerar.

Eran sobre las 2 del mediodía cuando recibí una llamada de mi pareja. Nada más descolgar el teléfono me di cuenta de que algo no iba bien.

Ella es una chica risueña, bromista y con mucho sentido del humor. Sin embargo, aquél día su voz sonaba sombría. Se le entrecortaban las palabras, como si estuviese a punto de llorar.

Me dijo que llamaba para avisarme de que cuando volviera a casa la iba a encontrar triste y bastante hundida. Ella sabe que el dolor de las personas a veces me genera un inexplicable sentimiento de rechazo, e imagino que quería ponerme sobre aviso para que al volver del trabajo le tratase de la manera más empática posible. Y es que, claro, en esos momentos malos una pequeña expresión de hastío puede doler como un cuchillo en pleno pecho.

Confieso que llegué a casa con el ánimo algo embotado. Es lo que me ocurre cuando tengo que enfrentarme al malestar de las personas a quienes quiero. Al entrar por la puerta, tal y como esperaba, me la encontré con surcos de lágrimas por las mejillas. Y nos abrazamos.

Le pregunté entonces qué le había ocurrido. Y le invité a pensar sobre el problema para buscar posibles soluciones. Ella me miró con una expresión que denotaba a la vez ternura, irritación y hastío.

─Ayúdame a llorar ─aclaró, mientras se le rompía la voz─.

“Ayúdame a llorar” es un código de pareja. Creo que significa algo así como “déjate de chorradas, imbécil, que lo que necesito es desahogarme y sentirme a tu lado”. Cuando ella dice eso, expresa que lo que realmente necesita para volver a un estado de integración y de calma es sentirse acompañada y validada en su sufrimiento.

Fuimos a la cama. La tapé con la mantita y la abracé, e inmediatamente rompió a llorar. Pasamos así, tumbados y abrazados casi una hora, mientras ella se desahogaba.

Reconozco que se me hizo bastante largo. No me gusta sentir cómo se me rompe entre los brazos una persona a quien quiero. A pesar de todo, aguanté como un jabato, intuyendo que si se desahogaba todo lo que necesitaba se repondría mucho antes y volvería pronto de nuevo a ser la chica alegre e imaginativa que tanto me gusta.

Este ejemplo nos puede ayudar mucho a comprender que nuestros hijos e hijas, también necesitan muchas veces un cerebro que les sirva de andamiaje. Es decir, alguien que les ayude a calmarse cuando no cuentan con recursos suficientes para hacerlo.

¿Cuántas veces minusvaloramos o ninguneamos las experiencias de los niños y niñas porque nos parecen irrelevantes?

¿Cuántas veces respondemos “no pasa nada” para evitar empatizar con su sufrimiento?

Recuerda que acompañar a tu hijo o hija durante los momentos de dolor es también una experiencia clave para el desarrollo de su inteligencia emocional. “Vive y siente ese dolor, desahógate y llora; vete tomando conciencia de lo que te ha pasado; pero recuerda que estoy aquí contigo, y que no estás sólo o sola en esta experiencia”.

Si quieres un hijo o hija más atento, empático y reflexivo, no dudes en hacerlo. No te lo pedirá nunca; jamás te dirá “ayúdame a llorar”, pero no dudes que es una de las cosas que más necesita.


¿Te gustaría profundizar más? Accede al siguiente artículo: Detrás de “Ayúdame a Llorar”

Gorka SaituaAutor: Gorka Saitua Soy Pedagogo. He trabajado desde el año 2002 en el ámbito de protección de menores de Bizkaia, en la Asociación Bizgarri – Bizgarri Elkartea. En 2016 comencé con el proyecto educacion-familiar.com que me apasiona. Para lo que quieras, ponte en contacto conmigo: educacion.familiar.blog@gmail.com
Este artículo pertenece al blog www.educacion-familiar.com, antes www.indartzen.com. Si quieres saber más sobre nosotros echa un vistazo a quiénes somos y síguenos en nuestras redes sociales Facebook y Twitter, somos @educfamilia.

4 comentarios en “Ayúdame a llorar

  1. Pingback: Detrás de “Ayúdame a Llorar” – indartzen

  2. Pingback: Detrás de “Ayúdame a Llorar” – educación familiar

  3. Pingback: El consuelo nos hace fuertes – educación familiar

  4. Pingback: El día que me disocié – educación familiar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s