Detrás de “Ayúdame a Llorar”

Educación-Familiar-backstage

El artículo anterior, Ayúdame a Llorar ha suscitado un montón de reacciones. Varios os habéis puesto en contacto con nosotros. Mostrabais mucho interés sobre las ideas que hay detrás del post, y que sólo dejábamos entrever. Así que hemos decidido completar la información. Si quieres conocer más acerca de los importantes procesos que se activan en niños y niñas cuando un adulto sereno les “Ayuda a llorar”, no lo dudes, aquí las tienes, ¡Descúbrelas! 

* Nota: aunque este artículo puede leerse de manera independiente, te recomendamos que leas antes nuestro anterior post pinchando aquí.

Cuando alguien conecta empáticamente con nosotros, y nos Ayuda a Llorar, ocurren una serie de procesos que son inconscientes, pero a la vez maravillosos y fascinantes. Aquí te describimos algunos de ellos. Porque ser conscientes de las cosas, nos ayuda a tomar mejores decisiones.

Por un lado, la experiencia repetida de tranquilizarse con rapidez, ofrece a los niños y niñas la confianza de que son capaces de controlar sus sentimientos y emociones. Con la ayuda de un adulto van desarrollando e interiorizando progresivamente la idea de que ejercen cierto control sobre su mundo interior. Fascinante ¿verdad? Imagina, tan solo, las implicaciones que esto tiene para el desarrollo de su autocontrol.

Estar acompañados y sentirse comprendidos durante un disgusto les ayuda, también, a sentir validada o legitimada su experiencia. Es como si los adultos sirviesen de espejo a los niños y niñas para que puedan reconocer lo que les está pasando, sus experiencias más íntimas. Así pueden prestar más atención a su mundo interior y su lenguaje interno: sus sensaciones corporales, su diálogo interno, las imágenes que nos les vienen a la cabeza, o las historias que se cuentan a sí mismos y que explican las experiencias que han vivido. En definitiva, les abre las puertas a estar presentes en su propia experiencia y con ellos mismos.

Además, si se encuentran acompañados por una persona con la que se sienten especialmente bien, es muy probable que accedan a compartir lo que ha ocurrido. Y poner palabras a sus experiencias y emociones es una de las formas más eficaces de conectar la parte de su cerebro más racional con la más reactiva. Es como si mejorasen su habilidad para “echar el lazo” y domar al potro salvaje que es, a fin de cuentas, otra parte de sí mismos.

Sentirse a gusto y en intimidad con otras personas les produce —igual que a nosotros— la liberación de oxitocina. La oxitocina es la llamada popularmente “hormona del amor”, por su influencia positiva en la relación entre las personas. Es una substancia que funciona como un calmante natural, que les ayuda a regular la activación del sistema nervioso simpático, y volver a la calma cuando la respuesta de “lucha o huida” se ha activado. Y lo mejor de todo es que la oxitocina se libera no sólo cuando disfrutan de las experiencias de consuelo y buenos tratos, sino también cuando las recuerdan, o cuando esperan disfrutarlas pronto. Así que ofrécele experiencias de consuelo, y podrá evocarlas para regularse. Podrá sentirse bien y suficientemente seguro o segura, incluso cuando no esté a vuestro lado. Y es que pocas cosas hay más fascinantes para un padre o una madre que constituirse como un recuerdo tranquilizador que ofrezca seguridad su hijo o hija.

Siendo una experiencia muy agradable tenderán sin darse cuenta a repetirla con otras personas que puedan estar pasándolo mal. Les ayudará a estar presentes en su sufrimiento, y a valorar positivamente el hecho de ayudar a la gente a quien más quieren. Tenderán a reforzar los vínculos que les garantizarán tanto seguridad como el apoyo que necesitan a lo largo de toda su vida. Y a tener la certeza de que son capaces de influir positivamente sobre los estados mentales o emocionales de otras personas, responsabilizándose de ello. Así que si quieres que sean buenas personas, no niegues nunca su experiencia, sino que estate presente en su sufrimiento. Así no les malcrías.

Disponer de experiencias repetidas como esta, les cimentará la sensación de que cuando algo desagradable o irritante les ocurra, podrán recurrir a otras personas en busca de alivio y consuelo. Y cuando esta seguridad se interiorice y pase a formar parte de ellos mismos dispondrán de la mejor vacuna contra la patología mental. Esta seguridad de base, o la sensación íntima de que son capaces de enfrentar los problemas con la garantía de no sufrir daño está, sin duda, en la base de todo su proceso de desarrollo personal exitoso.

No obstante, no todos los adultos son capaces de estar presentes en el sufrimiento de sus hijos o hijas. Es muy humano que sus problemas nos resulten insignificantes, y que tendamos a minimizarlos; o que a veces les veamos sufrir tanto, que nos sintamos incapaces de enfrentar con garantías su sufrimiento. Permite que te preguntemos ¿cuál es tu tendencia? ¿cómo sueles reaccionar ante el sufrimiento de tus hijos o hijas? ¿cómo crees que puede ser su experiencia al respecto? Se sincero o sincera contigo mismo o misma, son preguntas relevantes con una clara incidencia a corto, medio y largo plazo en toda vuestra familia.

¿Se te ocurre algo más que añadir? Seguro que nos hemos dejado algo en el tintero. Si es así, no dudes en señalarlo en los comentarios. Nos encantaría saber tu opinión al respecto.


Gorka SaituaAutor: Gorka Saitua Soy Pedagogo. He trabajado desde el año 2002 en el ámbito de protección de menores de Bizkaia, en la Asociación Bizgarri – Bizgarri Elkartea. En 2016 comencé con el proyecto educacion-familiar.com que me apasiona. Para lo que quieras, ponte en contacto conmigo: educacion.familiar.blog@gmail.com
Este artículo pertenece al blog www.educacion-familiar.com, antes www.indartzen.com. Si quieres saber más sobre nosotros echa un vistazo a quiénes somos y síguenos en nuestras redes sociales Facebook y Twitter, somos @educfamilia.

3 comentarios en “Detrás de “Ayúdame a Llorar”

  1. Pingback: Ayúdame a llorar – indartzen

  2. Pingback: Ayúdame a llorar – educación familiar

  3. Pingback: El consuelo nos hace fuertes – educación familiar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s