Aplicaciones de la teoría del apego en contextos socioeducativos | curso

El día 1 de Junio comienza este curso. Es OnLine y de un mes de duración. La idea es que te puedas introducir en las ideas que expreso en este blog, de una manera profesionalizada, práctica y útil de cara a tu trabajo. Si comprendes los artículos del blog, puedes hacer el curso. El nivel es parecido.

Seguir leyendo «Aplicaciones de la teoría del apego en contextos socioeducativos | curso»

La ley del silencio: formas de torturar a la infancia 

[…] Tengo la hipótesis de que aquí se juntan lo más chungo. Porque, a los niveles de psicoactivación que implica la activación del sistema nervioso simpático, se unen la desesperanza e impotencia características del parasimpático, dejando toda esa energía atrapada en el cuerpo.  […] 

Seguir leyendo «La ley del silencio: formas de torturar a la infancia «

La puerta de la calma: el acceso a la seguridad en el cuerpo 

[…] por muy inseguros o amenazados que nos sintamos, y por muy preponderantes que sean esas sensaciones, siempre podemos detectar en nuestro cuerpo esas zonas que se sienten en calma, seguras, tranquilas y, por tanto, dispuestas a recibir apoyo y cuidados. […] 

Seguir leyendo «La puerta de la calma: el acceso a la seguridad en el cuerpo «

Cabalgando la ansiedad 

[…] Todo eso para descubrir que lo que me había estado jodiendo vivo todo este tiempo no eran “los nervios”, “el estrés” o “la ansiedad”, sino la profunda vergüenza asociada a tantos eventos de mi vida que me habían configurado para sentir que nunca, haga lo que haga, voy a ser suficiente, porque el mal estaba hecho y eso no se podía resolver. […] 

Seguir leyendo «Cabalgando la ansiedad «

Respira mamá: la infancia rota por la desconexión afectiva 

[…] La verdad, no era lo que me esperaba. Normalmente los gritos suelen activar una respuesta defensiva en las niñas y los niños, bien llevándoles a un estado de mayor rigidez, de mayor caos, o hacia el bloqueo; pero raramente hacia la calma, como era el caso. […] 

Seguir leyendo «Respira mamá: la infancia rota por la desconexión afectiva «

Héroe solitario

[…] Me resultaba especialmente doloroso que Amara no quisiera pasar tiempo a solas conmigo. Si le proponía dar una vuelta por la calle o ir al parque, me respondía siempre “no, con Ama”, y si Ama no quería o no podía acompañarnos, me tenía que comer un cristo de la pera y, lo que es peor, a la niña triste y refunfuñando hasta la vuelta a casa. […] 

Seguir leyendo «Héroe solitario»