Un debate: proteger vs sobreproteger ¿de qué eres?

Autumn (1).jpg

Os mostramos una situación cotidiana entre una madre y su hija de 6 años. Nos gustaría saber tu opinión sobre cómo responde esta madre a su hija, y recoger vuestras opiniones a favor o en contra de su reacción. Si la cosa se pone suficientemente caliente, os daremos nuestra opinión. ¡A por ello!

A modo de introducción, nos gustaría distinguir entre dos conceptos muy presentes en boca de muchas personas, pero que a menudo no son comprendidos ni valorados como es debido: sobreproteger y proteger.

Sobreproteger significa vivir la vida de nuestros hijos, tomar decisiones por ellos, y evitarles a toda costa el sufrimiento. Sobreprotegiendo se crean niños inseguros, incapaces de tomar decisiones, prácticamente desposeídos de identidad  al ser arrollados por las necesidades de los adultos.

Proteger, sin embargo, significa algo muy diferente. Proteger es estar ahí, sensibles y disponibles cuando los niños nos necesitan, valorarles y confiar en sus capacidades, dejarles tomar decisiones y permitirles que sufran o se equivoquen, pero siempre abrir los brazos cuando se encuentran sobrepasados, tristes o enfadados, y necesitan una persona y un lugar seguro que les acoja. Proteger crea niños valientes y seguros de que pueden afrontar y superar sus problemas, por muy difíciles que estos se pongan.

Es fácil decirlo ¿verdad? Pues bien, os proponemos un debate. Os vamos a exponer una situación cotidiana, y nos gustaría saber vuestra opinión al respecto ¿te animas?


Una madre y su hija de 6 años están cenando en la cocina de su casa…

HIJA: Mamá ¿puedes decir a papá que venga hoy a cenar?

MADRE: Marta, papá ya no vive con nosotros. Ya sabes que él y yo ya no nos llevamos bien, que discutimos mucho. Es un poco triste, verdad?

HIJA: Quiero pasar más tiempo con él.

MADRE: La verdad es que me resulta muy difícil explicarte esto… pero ya eres mayor, y creo que lo puedes entender.

HIJA: ¿El qué?

MADRE: Que yo también le echo mucho de menos, y que muchas veces me pongo triste. Pero como sabes, cada vez que estamos juntos estamos incómodos, nos ponemos nerviosos y nos decimos cosas de las que nos arrepentimos. Y así no se puede vivir. ¿te acuerdas de lo que a pasó el otro día?

HIJA: ¿Lo del portazo?

MADRE: Sí ¿te dimos un buen susto, verdad?


¿Te sientes identificado o identificada con esa situación?

¿Crees que la madre ha actuado bien? ¿Qué crees que le ha motivado a la madre a actuar de esa manera?

¿Con qué sensación se ha quedado la niña? ¿qué ha podido pensar?

¿Te imaginas una forma de hacerlo mejor? ¿nos la quieres contar?

Anímate, seguro que hay opiniones para todos los gustos.

Gorka SaituaAutor: Gorka Saitua Soy Pedagogo. He trabajado desde el año 2002 en el ámbito de protección de menores de Bizkaia, en la Asociación Bizgarri – Bizgarri Elkartea. En 2016 comencé con el proyecto educacion-familiar.com que me apasiona. Para lo que quieras, ponte en contacto conmigo: educacion.familiar.blog@gmail.com
Este artículo pertenece al blog www.educacion-familiar.com, antes www.indartzen.com. Si quieres saber más sobre nosotros echa un vistazo a quiénes somos y síguenos en nuestras redes sociales Facebook y Twitter, somos @educfamilia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s