Un pinchazo de rencor

[…] En ese momento, justo en ese momento, sentí el primer atisbo de compasión hacia ella y, en consecuencia, ganas de acercarme, reparar y acompañar esa tristeza que no hablaba de mí, sino de una niña sobrepasada por los retos —sin duda, abrumadores— de una vida que estaba por cambiar: el inicio de cole, nuevas rutinas, nuevos amigos, nuevas obligaciones y Aita y Ama mucho menos disponibles de lo que, hasta ahora, han podido estar. […] 

Seguir leyendo “Un pinchazo de rencor”

Escenas cotidianas en el parque del horror

[…] Madres o padres que acompañan a sus hijas e hijos al parque, y aprovechan para potear. Ya sabéis, porque el parque es un coñazo, han tenido un día de mierda y “necesitan desconectar”. Así que dejan a las y los peques sueltos, que para eso se crean esos espacios en las ciudades, ¿no? […]

Seguir leyendo “Escenas cotidianas en el parque del horror”

A tortas con los dientes: una solución 

[…] Lo primero que identifiqué, como seguramente hayáis adivinado, es que estaba en un estado vagal dorsal. Y que era este estado, y no otra cosa, lo que iniciaba y sostenía esta secuencia de interacción. Es decir, que yo andaba chungo y mi cuerpo emitía señales que hacían que todos a mi alrededor estuvieran afectados: mi hija, porque se sentía —seguramente— solita y y que le estaba tratando mal, y mi pareja porque estaría pensando cosas del tipo «ya le vale a este subnormal». […] 

Seguir leyendo “A tortas con los dientes: una solución “

Del arte de la imperfección | desbarrando con Anabel González

Os dejo por aquí el directo que grabamos ayer Anabel González (https://anabelgonzalez.es/ | https://www.facebook.com/emociones5.0) y yo, desbarrando, sin guion de ningún tipo.


Para la que podíamos haber liado, no ha quedado ni tan mal. Se deja ver y creo que, algo, al menos un poquito, se entiende.

¡Abrazo grande!


De 0 a 3 años: el periodo más sensible para la regulación emocional

[…] El acceso a esta memoria del cuerpo no siempre es fácil. Hay personas que tienen una puerta grande, a través de la que se pueden comunicar espléndidamente; otras que apenas cuentan con una apertura como el ojo de una aguja, que impide que pasen las palabras; o otras cuya puerta se abre y cierra dependiendo de las partes protectoras y/o disociadas que llamen al timbre. […]

Seguir leyendo “De 0 a 3 años: el periodo más sensible para la regulación emocional”