Casitas de la Mente

Ayúdales a tomar mejores decisiones con “Las Casitas de la Mente”

Una herramienta clave para ayudarle a tomar decisiones complejas, a controlarse mejor, y para desarrollar más confianza en sí mismo/a ¡a por ello!

Seguir leyendo “Ayúdales a tomar mejores decisiones con “Las Casitas de la Mente””

Un debate: proteger vs sobreproteger ¿de qué eres?

Autumn (1).jpg

Os mostramos una situación cotidiana entre una madre y su hija de 6 años. Nos gustaría saber tu opinión sobre cómo responde esta madre a su hija, y recoger vuestras opiniones a favor o en contra de su reacción. Si la cosa se pone suficientemente caliente, os daremos nuestra opinión. ¡A por ello!

A modo de introducción, nos gustaría distinguir entre dos conceptos muy presentes en boca de muchas personas, pero que a menudo no son comprendidos ni valorados como es debido: sobreproteger y proteger.

Sobreproteger significa vivir la vida de nuestros hijos, tomar decisiones por ellos, y evitarles a toda costa el sufrimiento. Sobreprotegiendo se crean niños inseguros, incapaces de tomar decisiones, prácticamente desposeídos de identidad  al ser arrollados por las necesidades de los adultos.

Proteger, sin embargo, significa algo muy diferente. Proteger es estar ahí, sensibles y disponibles cuando los niños nos necesitan, valorarles y confiar en sus capacidades, dejarles tomar decisiones y permitirles que sufran o se equivoquen, pero siempre abrir los brazos cuando se encuentran sobrepasados, tristes o enfadados, y necesitan una persona y un lugar seguro que les acoja. Proteger crea niños valientes y seguros de que pueden afrontar y superar sus problemas, por muy difíciles que estos se pongan.

Es fácil decirlo ¿verdad? Pues bien, os proponemos un debate. Os vamos a exponer una situación cotidiana, y nos gustaría saber vuestra opinión al respecto ¿te animas?

Seguir leyendo “Un debate: proteger vs sobreproteger ¿de qué eres?”

Ideas sencillas y eficaces para afrontar la tartamudez de tu hijo o hija

Niño Vergüenza.png

3 claves y 6 consejos prácticos y de comprobada eficacia para ayudar a tu hijo o hija a superar una dificultad recientemente detectada, y evitar que sufra un daño que le afecte durante su infancia o adolescencia.

“Ane se pone en contacto con nosotros para compartir sus preocupaciones y para pedirnos asesoramiento. Ane y su marido Eneko, tienen un hijo pequeño que se llama Xabi. Recientemente han detectado que Xabi tartamudea, y están bastante preocupados porque este tartamudeo se ha visto incrementado durante las dos últimas semanas. Su primera reacción ha sido consultar el problema con los profesores y con su pediatra, quienes explican que Xabi tartamudea, sobre todo, cuando se encuentra estresado o agobiado. El paso siguiente ha sido solicitar una consulta con un logopeda. No obstante, aún se encuentran a la espera de la primera entrevista.

La madre nos informa además de que siente que ha cambiado su forma de actuar con su hijo. Nos describe que se muestra más sobreprotectora con él, porque le da miedo que pueda tener algo grave o que lo esté pasando peor de lo que parece. Esta actitud, nos cuenta, ha repercutido en la calidad de su relación de pareja. Eneko, su marido, se muestra cada vez más irritado por esta sobreprotección,  mostrándose si cabe más impaciente con el niño. Ane entiende que esto repercute negativamente en la evolución de su hijo, provocando más nervios y tartamudeo. Ane se siente cada vez más insegura y culpable; por esto, nos pide ayuda sobre cómo enfrentar esta situación tanto con su pareja como con su hijo.”

Seguir leyendo “Ideas sencillas y eficaces para afrontar la tartamudez de tu hijo o hija”

¿Dejar llorar a tu bebé o consolarlo? ¿Qué es mejor?

Deditos

Gracias a los avances en neurociencia, ponemos punto y final a la discusión de si es mejor dejar que el bebé llore, o consolarlo cuando lo necesita. Te explicamos 4 razones incuestionables.

“Sara tiene un bebé de 3 meses, que prácticamente no deja de llorar. Nos explica que pasa llorando la mayor parte del tiempo que pasa despierto. Nos dice que logra calmarse cuando está en sus brazos, por lo que requiere total disponibilidad de su madre. Sara se siente insegura porque ha recibido multitud de consejos de otras personas que son contradictorios entre sí. Hay personas que le dicen que tiene que estar más pendiente de sí misma, que su hijo está demasiado “enmadrado” y que el niño tiene que acostumbrarse a estar más tiempo solo. Otras personas, sin embargo, le dicen que es bueno que esté pendiente de su hijo para calmarlo cuando este lo necesita. No sabe bien cómo actuar, y tiene miedo de que su indecisión pueda pasar factura al niño en el futuro ¿qué debe hacer?”

Seguir leyendo “¿Dejar llorar a tu bebé o consolarlo? ¿Qué es mejor?”