Transitar hacia un apego adulto más seguro

[…] Sin embargo, las personas que disfrutan —sí, “disfrutan”— de un proceso terapéutico, a menudo, tienen una experiencia especialmente grata. 

Ocurre el día que reciben, de nuevo, el mismo impacto, pero toman conciencia de que ese dolor no tiene que ver tanto con el torpedo del presente, sino con las gritas que dejó la soldadura durante la construcción del buque en el astillero. […]

Seguir leyendo “Transitar hacia un apego adulto más seguro”

La parte abandonada

[…] —Creo que esa sensación la lleváis dentro ambas —intervine de nuevo—. Me refiero a la sensación de que no sois suficientemente buenas, y de que os tenéis que exigir demasiado para estar al nivel que os toca. No sé si lo sentís ahí, pero a mí me está resonando como una pelota negra, fría y enorme, que me presiona en el centro del pecho. […]

Seguir leyendo “La parte abandonada”

Autocuidado en educación familiar

Uno de mis grandes errores de novato fue sobrestimar el método.

Afrontar el trabajo con familias como una cuestión meramente técnica. En mi imaginación, yo debía ser el experto que solucionara sus problemas, a través de la superioridad que me otorgaba mi formación y mi posición privilegiada como observador participante, que puede ver la realidad como es, sin interferencia de sentimientos de ningún tipo.

Seguir leyendo “Autocuidado en educación familiar”