La teoría de la mentalización | un cambio de paradigma en la educación familiar

Las personas acuden a nosotros en busca de soluciones. Quieren que su hija/o se sienta más seguro en las relaciones con sus iguales. Que estudie mejor. Que se porte mejor en casa.

Pero aquí hay trampa…

Existen dos niveles de trabajo con las personas:

El PRIMERO, tiene que ver con eso. Con la búsqueda de SOLUCIONES para una determinada dificultad o problema. Encontrar la receta que nos permita cambiar algún aspecto de nuestras vidas. Si nos quedamos aquí, sólo avanzaremos superficialmente.

Por ejemplo. Marta quiere que su hijo esté más motivado para estudiar. Una respuesta al nivel de las soluciones podría ser “prueba a dejarle hacer los deberes sólo”, y ver qué pasa. Es probable que el niño vea un cambio en el comportamiento de su madre, pero que no sepa a qué se debe. Así, podrá interpretarlo como que su madre tiene confianza en él, o como que ha tirado la toalla. Nunca sentiremos la seguridad de haber acertado.

El SEGUNDO nivel tiene que ver con mejorar la calidad de las relaciones. Con MENTALIZAR adecuadamente qué piensan, sienten y necesitan las personas con quienes tratamos. Y atrevernos a RESONAR con ello, sintiéndolo de cerca. Aquí es donde podemos confiar en encontrar claves —no soluciones— que nos ayuden a percibir a las personas a quienes queremos y su comportamiento de una forma más integrada y clara, ajustando nuestra respuesta a cada momento.

Si nos basamos en el mismo ejemplo, Marta puede apostar por ponerse en el lugar de su hijo, y reconocer que hay algunos comportamientos suyos que pueden irritarle. Sentir a su hijo para motivar que él a su vez se “sienta sentido” en la relación con ella. Pensar en cómo sería el adulto que le hubiera gustado a ella que le acompañase durante sus estudios. Recordar quién le ayudó a tomar buenas decisiones, y cómo se encontraron ambos en la vida, explorando qué recuerdos quedan sobre esa persona, y qué impacto tuvo ella como niña en ese adulto con quien tuvo una relación tan profunda. Así, o de otra manera.

Olvidarnos de buscar soluciones. Porque llegarán si se activa un nuevo estado MENTALIZADO de conciencia. Con el que Marta, o cualquier otra persona pueda vivir de manera más auténtica la relación con su hijo. De manera que se vayan articulando autónomamente los ajustes que ambos necesitan.

Desde la teoría de la MENTALIZACIÓN se habla de que entramos en un estado SIMULADO cuando tratamos de buscar soluciones de manera rígida y sin interpretar adecuadamente el comportamiento de los demás. Como profesionales debemos ser valientes para dejar de lado estas defensas, y situar nuestro foco de atención en lo que de verdad importa: el tipo y la calidad de la RELACIÓN que las personas establecen con nosotros, y la que tienen y mantienen con los demás.


Gorka SaituaAutor: Gorka Saitua. Soy Pedagogo. He trabajado desde el año 2002 en el ámbito de protección de menores de Bizkaia, en la Asociación Bizgarri – Bizgarri Elkartea. En 2016 comencé con el proyecto educacion-familiar.com que me apasiona. Para lo que quieras, ponte en contacto conmigo: educacion.familiar.blog@gmail.com

Este artículo pertenece al blog www.educacion-familiar.com, antes www.indartzen.com. Si quieres saber más sobre nosotros echa un vistazo a quiénes somos y síguenos en nuestras redes sociales Facebook y Twitter, somos @educfamilia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s