Lo que piensa tu hijo de ti si eres autoritario/a

Elogian la responsabilidad y el deber. Y sienten que el sermón y el castigo son los grandes pilares de la educación familiar. Abogan por el respeto a las tradiciones, y sienten que la fortaleza es el principal valor. Pero ¿qué diría un/a adolescente cuyos padres actúan así? Démosle la palabra ¡adelante!

Este artículo exagera la realidad para llamar la atención sobre el daño que puede hacer la hiperprotección a las relaciones entre padres e hijos/as adolescentes. En ningún caso se le debe dar valor científico o predictivo. La realidad de las familias es siempre mucho más compleja de lo que puede explicarse en el artículo de un blog.

Sabes que lo hacemos por tu bien. El mundo es un lugar difícil, y tienes que estar a la altura. Tú eres una persona inmadura, y no te das cuenta de las cosas, pero nosotros, que ya tenemos una edad y hemos pasado por muchas cosas en la vida, sabemos lo que te conviene.

Por eso debes hacernos caso. Respetar y seguir nuestro criterio. Si nos obedeces, te convertirás en una persona de bien. Siguiendo nuestro ejemplo, no te faltará de nada. Pero para ello debes renunciar a los vicios y placeres. Te vuelven débil e irresponsable. Y eso es peligroso para ti, y para los demás.

Nosotros hacemos que vayas por buen camino. De enderezarte cuando las cosas se tuerzan. Y no con cantinelas ni las tonterías que pregona la educación moderna. Te haremos fuerte a través de los castigos. El sufrimiento purifica, y es lo que hace fuertes y responsables. Así que, ante todo, las normas claritas. Cada vez que te salgas de tu sitio habrá un castigo. Y cuanto más doloroso más eficaz ¿crees que nos gusta? Déjate de chorradas. Haz lo que decimos y la vida te recompensará.

A menudo se pinta a los padres y madres autoritarios como mostruos. Pero sienten que actúan en beneficio de sus hijos/as

En la vida tiene que existir un ejemplo y una autoridad. Es muy importante respetar las leyes y las reglas del juego. Y tener unos valores claros que te permitan elegir con coherencia y propiedad. Para ello, es importante que controles tus propios deseos. Para ello debes centrarte en el deber. En ser un hombre fuerte, emprendedor y trabajador. O una mujer sumisa y complaciente. A fin de cuentas, la naturaleza es sabia, y nos ha hecho así.

Aunque pregone valores como la tradición y la fortaleza, tras la educación autoritaria se oculta una profunda inseguridad

Tú escúchame. Y me esforzaré en decirte cómo tienes que hacer las cosas. Si me haces caso, todo va a ir bien. No tengo ningún problema en estar hablando horas contigo si hace falta, pero necesito toda tu atención y reverencia. Ante todo, hay que respetar y honrar a los mayores, que son quienes saben más.

Ten claro que en esta familia no se aceptar determinados impulsos ni comportamientos. Que hay cosas que no vamos a tolerar. Sólo si sigues nuestros deseos y preceptos te vamos a aceptar.


Demos la palabra a un chico o chica que se esté criando en este ambiente.


¿Sabes lo que pienso? Claro que no. Pides que te haga caso y que te escuche, pero tú nunca me escuchas a mi. No sabes quién soy. Me tratas como si fuera uno de tus grandes proyectos. Lo que soy ahora no tiene valor. Sólo piensas en lo que me debo de convertir.

No te haces una idea de lo duro que es vivir contigo. Cada vez que te miro, veo todas las cosas a las que no soy capaz de llegar. Dices que quieres darme ejemplo, pero para mí eres un modelo inalcanzable. Me haces sentir sucio y pequeñito. Como un pedazo de barro ¡qué digo barro!, como un trozo de mierda al que hay que modelar.

Odio cuando llegas a casa. Eres como una nube negra que se lleva toda la tranquilidad. Escucho tus pasos y ya sé que me vas a evaluar. Que tratarás de ver mis errores. De hacerme saber en qué me he equivocado, y qué he hecho mal. Me dan miedo tus castigos, pero me aterrorizan tu desaprobación y frialdad.

Los padres y madres autoritarios tienen muchas dificultades para percibir y gestionar el sufrimiento de sus hijos/as

Lo único que deseo es estar lejos de ti. Has convertido la casa en un lugar hostil. Me encuentro más a gusto donde sea. Pero ¿sabes qué? Cuanto más tiempo paso fuera, más reproches me das. Te odio por no darte cuenta de esta situación ¡me vas a volver loco!

Sé que no estoy a la altura y que nunca lo estaré. Que no puedo controlarme como te gustaría, y que estoy muy por debajo de tus expectativas. Y aunque esté profundamente enfadado contigo, también lamento profundamente no haber podido llegar a más. Me da pánico la vida que me espera, porque creo que será muy diferente a la tuya, y siento que no tengo ningún modelo que de verdad pueda servirme como base de seguridad.

Te saca de quicio que mienta. Y a mi me duele en al alma mentir. Tú lo atribuyes a mis malos hábitos y mi falta de responsabilidad. Pero ¿sabes qué? Pocas veces lo hago para escurrir el bulto, pero siempre lo hago buscando algo de aprobación y tranquilidad. Cuanto de he colado alguna “pipa” he visto en tus ojos —por un momento— algo de confianza y orgullo. Y aunque luego me hayan comido los remordimientos, ha sido genial.


Gorka SaituaAutor: Gorka Saitua. Soy Pedagogo. He trabajado desde el año 2002 en el ámbito de protección de menores de Bizkaia, en la Asociación Bizgarri – Bizgarri Elkartea. En 2016 comencé con el proyecto educacion-familiar.com que me apasiona. Para lo que quieras, ponte en contacto conmigo: educacion.familiar.blog@gmail.com

Este artículo pertenece al blog www.educacion-familiar.com, antes www.indartzen.com. Si quieres saber más sobre nosotros echa un vistazo a quiénes somos y síguenos en nuestras redes sociales Facebook y Twitter, somos @educfamilia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s