Adios #Gabriel

Ayer nos acostamos con la noticia del asesinato de Gabriel. El niño de Níjar presuntamente asesinado por la pareja de su padre.
Hoy las redes se han llenado de insultos hacia ella. Monstruo, zorra, ojalá te pudras, que te corten las manos y los pies, y que te echen a los perros. Muchas personas se habrán desahogado, y algunas se habrán quedado a gusto.
Pero no olvidemos que esa brutalidad, violencia y falta de empatía se asocia a una historia de abandono, abuso y/o malos tratos. Implica, por tanto, a una familia que ha fallado en el ejercicio de la crianza, y a un entorno social que por desidia, incompetencia o negligencia no ha protegido a los niños y las niñas afectados. Ni ha sabido o podido reparar su daño. Activa o pasivamente ha contribuido a esta desgracia.
No lo olvidemos. Si hoy invertimos en protección a la infancia, mañana nuestros hijos e hijas tendrán que lamentar menos desgracias.

Gorka Saitua | educacion-familiar.com