Aitas «enfadaos»

—Ay, se me olvidaba. Te tengo que contar lo mejor de hoy.

Su cara se había iluminado.

—Sí, Ama, quiero que cuentes ese cuento —continuó mi hija.

—Es que estábamos jugando a los ríos y no sabes lo que me ha dicho…

“Los ríos” es un juego en el que imaginamos que las baldosas de diferente color son agujeros o torrentes de agua plagados de peligros, por lo que hay que saltarlos.

—La cosa es que saltamos el primero, y Amara me dijo: «¡cuidado, ama, que hay pinchos!».

Yo escuchaba con atención.

—Y luego me dijo: «¡cuidado, que aquí hay pirañas piratas!»; más tarde fuego y caca…

¿Dónde íbamos a llegar?

—Pero luego me suelta la tía, tirándome del brazo: «¡cuidado! ¡¡cuidado!! ¡¡que éste es el peor de todos!!»

—¿Y qué tenía? —pregunté, con inocencia, pensando en qué sería peor que la mierda.

—Aitas “enfadaos”

—interrumpió la cría. Pues nada, que eso, tú sígueme para consejos sobre educación 🙄


Gorka Saitua | educacion-familiar.com

“Tengo que ser fuerte”: de la tristeza al enfado 

[…] —El enfado está muy bien —continué—. Nos saca de la tristeza y nos moviliza para hacer cosas. Es muy útil cuando tenemos que poner límites, exigir justicia o, en definitiva, hacer algo, pero, ¿puedes resolver de alguna manera lo que te está pasando? […] 

Seguir leyendo «“Tengo que ser fuerte”: de la tristeza al enfado «

¡Quiero pañal! Atención de urgencia a una regresión 

[…] A veces, se nos olvida lo complicado que es desandar las emociones hasta poder conectar con lo que de verdad sentimos y lo que podemos necesitar. Y, a menudo, en nuestro deseo de “calmar” a las niñas y niños nos olvidamos de que deben transitar determinadas emociones para reconectar con sus necesidades y satisfacerlas de verdad. […] 

Seguir leyendo «¡Quiero pañal! Atención de urgencia a una regresión «