El cadáver de Pavlov (especial Halloween 2016)

el-cadaver-de-pavlov-indartzen

En 2016 tres educadores que formaban parte de un equipo, fueron asediados por muertos vivientes. Hoy sobreviven como pueden. Si usted tiene algún problema, y si los encuentra, quizás pueda sobrevivir a al apocalipsis.

indartzen-equipo-apocalipsis

Primero fue ese hedor insoportable. Duró meses. Apestaban las cloacas, los grifos, los conductos de ventilación y los ríos.

Kovrov tuvo que ser desalojada en 5 días. La población sufría fuertes mareos y jaquecas, debilidad extrema y llagas purulentas. Los edificios se corroían desde los cimientos hasta los tejados, como si estuviesen sumergidos en agua ácida.

Una catástrofe humanitaria, dijeron los informativos.

indartzen-lara-apocalipsisLuego ocurrió en Vladímir, y en Oréjovo-Zúyevo. La enfermedad avanzaba a razón de 30 kilómetros diarios. El ejército decretó una zona de exclusión 100 kilómetros a la redonda de las zonas afectadas, pero pronto se vio que las medidas de urgencia no podían frenarla.

En octubre, la que llamaban “la plaga” llegó a Moscú. Se generó el pánico en la población. Los primeros afectados fueron los niños. Las extremidades perdían sensibilidad, y al de pocos días el riego sanguíneo. Sufrían una gangrena a la que no acompañaba dolor alguno. Los miembros se desprendían del cuerpo putrefactos, ante la mirada atónita de médicos y de los seres queridos. Luego comenzaron a caer los adultos.

Entonces se desató la catástrofe.

Ahora sabemos que la responsabilidad fue del SVR. Llevaban años estudiando los escritos perdidos del Dr. Iván Petróvich Pávlov. El objetivo radial era desvelar los secretos más oscuros del condicionamiento humano, para la obtención de información de los agentes del mosaad infiltrados.

indartzen-esti-apocalipsisY lo consiguieron. El sujeto era gobernado mediante estímulos condicionados, a través de sensores que estimulaban diferentes partes del cortex prefrontal. Respondía y obedecía. Placer y dolor, dolor y placer. Un sistema de reprocesamiento binario; sólido y eficiente, como un ordenador.

Entonces fue la tormenta solar, las auroras boreales en latitudes cercanas al ecuador, los destellos y chispas en el cableado, el gran apagón, las convulsiones en el cuerpo de la bestia, los electrodos arrancados, los gritos, la sangre en el techo y las paredes. La puerta de seguridad destrozada, y las pisadas de sangre sobre las primeras nevadas.

Nadie había previsto la posibilidad de contagio. Los caminantes mantenían su cuerpo y sus necesidades fisiológicas intactas, pero carecían absolutamente de alma.

indartzen-gorka-apocalipsis¡Maldita sea! Llevábamos años gritando ¡No al conductismo! Pero nadie nos escuchó. Ahora escribo con voz temblorosa las que pueden ser mis últimas palabras. Esti controla el acceso. Sólo quedan 4 cartuchos y dos granadas. Lara está herida, sangra abundantemente del cuello y su pulso cada vez es más débil. Yo, armado con un hacha, escribo las que pueden ser mis últimas palabras. Se oye el golpear de puños y garras en la puerta de acero. El chirrido de las uñas sobre el metal, y los aullidos que acuchillan el cuerpo. Bidegain Kultur Aretoa ha dejado de ser un refugio seguro. Estamos jodidos.

¡Di no al conductismo!


Gorka SaituaAutor: Gorka Saitua Pedagogo de formación. He trabajado desde el año 2002 en el ámbito de protección de menores de la provincia de Bizkaia. En la actualidad soy orientador familiar. Me encanta investigar y compartir mi experiencia con otros y otras profesionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s