Satisfyer | por Iñigo Martínez de Mandojana

[…] El contexto de seguridad y afecto van a construir una posibilidad de cambio de percepción, de ese SELF afectado que piensa que no es digno de nada, que se avergüenza, que agacha la cabeza. […]

Cuando me llegó el artículo le dije que le debía una. Que contara conmigo para lo que quisiera. Y él me dijo —de broma, claro— que quería matar al alguien. Yo le respondí que estaba hecho. Que, si no era muy grande, podía hacerlo con mis manos. Porque de tener una obligación, mejor disfrutarla, ¿no?
 
Así es IÑIGO MARTÍNEZ DE MANDOJANA: un tío majo, cercano. Que a pesar de todo lo que sabe y lo que ha hecho, siempre está dispuesto a echar un cable, con un sentido del humor impecable.  
 
Para mí, es un verdadero honor tenerlo en educacion-familiar.com, tanto como profesional como por friki de la saga de Star Wars, a la que el artículo hace un guiño. Porque Iñigo es un verdadero Jedi de los Buenos Tratos. Un maestro curtido en mil batallas, que sigue confiando en La Fuerza —el poder del Buen Trato— para evitar que muchas niñas, niños o adolescentes sientan la tentación del lado oscuro, ayudándoles a formar parte de esa resistencia formada por mujeres y hombres buenos.  

Iñigo va al fondo de las cosas. Profundiza en la realidad que nos motiva y nos mueve. Y lo hace con el lenguaje sencillo de quien comprende bien lo que nos pasa.  

Por eso, es un halago tenerle aquí, con nosotras y nosotros. Porque, como se vio en su libro “Profesionales portadores de Oxitocina: los buenos tratos profesionales” es una inspiración para todas y todos los que, día a día, nos esforzamos para estar un poco más cerca de las personas que sufren, a pesar del dolor que este acompañamiento nos genera.  
 
Os invito, también, a seguir su blog (https://dandovueltassobrevueltas.blogspot.com/) que, para mí, es una de los grandes referentes, y que, siempre que puedo, recomiendo.
 
Muchísimas gracias, Iñigo, por aceptar esta invitación, y pasar a formar parte de la familia de colaboradores de este pequeño proyecto.  
 
Ya sabes, te debo una.  

Gorka Saitua | educacion-familiar.com

«Tus ojos pueden engañarte, no confíes en ellos.»

Obi wan a Luke

Mucho se ha hablado del Satisfyer estos dos últimos años en medios de comunicación, en las terrazas de los bares, en las redes sociales… Sin embargo, como bien habrás intuido este post no va del famoso juguete sexual sino del amor propio, una palabra o concepto muy demodé que ha pasado a llamarse Autoestima. La autoestima es la gran “prota” de todas las programaciones y documentación que como profesionales nos marcamos como objetivo para lo chicos, chicas y adolescentes: “Que mejore su autoestima”, “Potenciar la autoestima como parte de su educación integral” o “Fomentar su autoestima a través del éxito académico”, “Que tenga autoestima para mejorar su asertividad” (son reales, no me los he inventado). Para un padre o madre, tres cuartos de lo mismo, buscamos que vayan desplegando un autoconcepto y autoestima que les permita sentirse capaces de muchas posibilidades para la vida diaria.

Recordemos que la autoestima está íntimamente relacionada con la percepción que tenemos de nosotros y nosotras mismas, y como percepción está sujeta a la evaluación que el cerebro hace de las cosas que me pasan por dentro y por fuera. Los sentidos son sensores que recogen información de fuera (vista, oído, gusto…) o de dentro (propiocepción, cinestesia, etc.) y eso siempre, siempre, viene codificado desde fuera. Frío, calor, luz, hambre, sueño, dolor… son algunas de las sensaciones que nos llegan desde que venimos al mundo y que vamos regulando gracias a nuestros cuidadores y cuidadoras. Voy descubriendo la diferencia entre me duele, me pica, me quema o me escuece gracias a que desde fuera le ponen palabras a mis sensaciones y además me ayudan a regularlas. Lo mismo con el amor propio, que tiene que llegar desde fuera. Si nadie me estima, yo no voy a desarrollar esa autoestima que tanto buscamos. La comunicación, el afecto y la sintonía del adulto va a permitir la regulación de experiencias y de darle un sentido. Nadie al que no hayan querido de una manera segura va a desarrollar una autoestima sana. 

Iker es un adolescente de 16 años que tiene entre otras muchas cosas pitiriasis, es decir una descamación del cuero cabelludo que le hace que su pelo y sus hombros siempre estén llenos de caspa. Como bien se ha hablado en este blog, esa situación es uno de los muchos síntomas que nos hablan de un malestar personal y querer cerrar ese problema de salud e imagen hablando es como matar moscas a cañonazos. Esa manera de presentarse es una manera de decir “No me merezco” y está más relacionada con su percepción que con champús o una buena higiene. Podemos hablar y hablar con él de las bonanzas del autocuidado, de las consecuencias de dar una buena imagen al resto, del bienestar personal cuando estás sano, que se van a quedar en el felpudo de su casa, porque no vas a entrar a su mundo interior. 

Así pues, una vez más, el contexto de seguridad y afecto va a ser el camino para poder construir una posibilidad de cambio de percepción, de ese SELF afectado que piensa que no es digno de nada, que se avergüenza, que agacha la cabeza. Es un camino largo y apasionante, muy diferente de encender el aparatito de pilas. Para ello un buen recurso son las actividades nutricias, actividades cotidianas que van permitir desde fuera ese proceso transformador en el chico y la chica en el que pasa de me cuidas a me cuido. De esta manera, a través de todo lo relacionado con la alimentación, la higiene y la curación estamos mandando un mensaje de TE MERECES. Fijaos que cosa más barata y con tanto impacto en el tronco encefálico y el sistema límbico. Cortar uñas, echar crema en los codos y rodillas secas, un masajito en la cabeza, curar una herida, lavar la cabeza, hacer una merienda especial, ordenarle la mochila, limpiar el pupitre, hacer una trenza de raíz o secarle el pelo… son algunos de los regalos llenos de conexión y seguridad. Son actividades que como dice Sue Carter promueven la producción de oxitocina, un neuropéptido que nos ayuda a facilitar la sensación de sincronía, de seguridad, de conexión, así como a relajarnos y restaurarnos. Ese sistema en ocasiones está alterado y no funciona bien porque en las primeras etapas de la vida las experiencias de cuidado y atención no han cubierto las necesidades del bebé y hay que rehabilitarlo. Por eso es tan perjudicial jugar con ese sistema cuando intervenimos o criamos. NUNCA deben de condicionarse a su comportamiento ni a su actitud. Castigar con la comida, con el afecto o con los cuidados es una práctica muy desaconsejable y muy dañina, pero más si cabe, cuando ha habido traumatización temprana. La frase “quiere mucho cuando menos me lo merezca porque es cuando más lo necesito” nunca ha tenido más sentido en esta etapa. 

En definitiva, el amor propio o autoestima atiende, como la gran parte de nuestras fortalezas, al comportamiento social y la conexión, a pequeñas nadas diarias que actúan como reguladores invisibles y que hacen que vayamos desarrollando una imagen positiva y sana de nosotros y nosotras. Cuando estas condiciones no se dan, buscaremos reguladores externos como la comida, las drogas, el sexo, los hurtos… 

Pd: un buen objetivo en mi opinión de intervención sería “Facilitar un contexto afectivo y seguro que posibilite la expresión y exploración de nuevas habilidades y capacidades”, o “Ofrecer una relación consistente que favorezcan la expresión y regulación emocional”. Cambiamos el foco del niño, niña o adolescente a la relación, al contexto, que van a ser los dinamizadores de esa autostima. Ulteriormente quita presión al chico o chica y nos la pone a los profesionales. 


Referencias:

Carter, S. (2020). La oxitocina y la evolución humana. Powerpoint presentado en el marco de la Formación Intensiva de La neurobiología del amor y de las relaciones, formación del Instituto Cuatro Ciclos, 2020. Documento no publicado). 

Vergara, M. (2018). Actividades Nutricias. Powerpoint presentado en el marco de la Formación Intensiva en Crianza Terapéutica. Bases teóricas y metodología de intervención. Vitoria, 2018. Documento no publicado). 


Iñigo Martínez de Mandojana

Iñigo Martínez de Mandojana es psicopedagogo, educador social y formador, y trabaja en la Asociación Biraka Elkatea, con sede en Vitoria. Ha dedicado más de dos décadas al trabajo con niños, adolescentes y familias en especial con aquellos en situación de desventaja socio-emocional a través del medio abierto, en el ámbito residencial y ahora mismo en un Centro de Preservación Familiar. Especialista en Parentalidad positiva y Resiliencia apuesta siempre por la renovación y la mejora social. Es el Escritor del libro «Profesionales portadores de Oxitocina: los buenos tratos profesionales». Acompaña tanto a padres/madres como a profesionales en el arte de la crianza positiva y terapéutica a través de conferencias, cursos de formación y talleres. Es, además, el autor de uno de mis blogs de referencia: https://dandovueltassobrevueltas.blogspot.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s