Convénceles para respetar las normas de casa con “La Base Segura”

Indartzen. Base Segura

A casi todas las madres y padres les resulta complicado hacer que las niñas y los niños comprendan y respeten las normas de casa. Una buena forma de conseguirlo es haciéndoles partícipes de su elaboración. Pero no nos engañemos: llegar a acuerdos con ellos puede ser una tarea ardua, aburrida y costosa. A no ser que cuentes con una actividad a mano que haga de este proceso algo estimulante, creativo, y sobre todo, divertido. Aquí tienes nuestra propuesta ¡Que la disfrutéis!

* Actividad para niños y niñas de entre 8 y 12 años. Lleva un poco de trabajo, pero merece la pena. 

Antes de nada, es importante que destaquemos que las normas en una casa siempre tienen una finalidad, bien sea ésta explicita, bien sea implícita. Por ejemplo, hay normas que pretenden reprimir los afectos como, por ejemplo, “los chicos no deben lloran”; o normas orientadas a controlar o regular el comportamiento de los diferentes miembros de la familia como, por ejemplo, “el pollo se come con cuchillo y tenedor”.

Cada familia, por supuesto, es libre de seguir unas normas u otras. Pero existe un tipo de normas que debe de ser común para toda la familia, y que suponen la base de una convivencia grata y estimulante, además de ser la base para que los niños y niñas puedan desarrollarse como personas sabias, fuertes y amables. Hablamos de las normas que tienen por objetivo hacer de la casa un refugio seguro.

Resulta evidente que las niñas y los niños presentan un cerebro inmaduro. No sólo les falta experiencia, sino que además su inmadurez les impide hacer cosas que los adultos consideramos sencillas. Por ejemplo, tal y como es imposible enseñar a andar a un bebé recién nacido, no tiene sentido pedir a un niño de 10 años que comprenda y maneje adecuadamente conceptos como “libertad, igualdad o fraternidad”, porque su capacidad de pensamiento abstracto aún no ha emergido. Y como estas, tantas otras cosas.

En este sentido, los niños y niñas tienen la necesidad vital de vincularse con un adulto que les “preste su cerebro” para realizar operaciones complejas. Y para que esta vinculación se produzca, ellos y ellas tienen que poder recurrir a esta persona para expresarle sus necesidades y solicitar su ayuda siempre que lo necesiten. Estas normas tratan precisamente de esto: de que la casa se viva como un espacio de seguridad, al que recurrir cuando las cosas se ponen complicadas fuera.

Empezamos ya, pero antes debemos advertiros de una cosa. Por la temática de la actividad los niños suelen participar con más entusiasmo que las niñas. Aunque esto es una norma que no siempre se cumple.

Pues bien, la actividad que te proponemos es sencilla, pero requiere tiempo para llevarla a cabo. Así que tómatela con calma, y disfrútala con tiempo por delante.

PRIMERO. Compra una cartulina grande, pinturas si no tienes, y un bloque de post its.

SEGUNDO. Pásate por internet, e imprime varios de los siguientes objetos.

  • Diferentes castillos o fortalezas.
  • Arqueros.
  • Cañones.
  • Soldados.
  • Tanques.
  • Puertas (de un castillo).
  • Foso.
  • Puente levadizo.
  • Y todas las cosas que tu imaginación te permita, y que tengan que ver confortalezas y soldados. Sé todo lo creativa o creativo que puedas.

TERCERO. Explica a tus hijos o hijas lo siguiente:

… Y perdonad nuestra imprecisión histórica …

“Imaginad que somos parte del inmenso ejército de los romanos, por ejemplo, del siglo I AC. En aquella época, Roma había conquistado muchos países que habían pasado a formar parte del imperio. Tan grande era el imperio romano que las legiones tenían que desplazarse durante meses para llegar a su destino, y cumplir con la misión de proteger las fronteras. Tas esta línea de defensa aguardaban los bárbaros, pueblos apenas civilizados a quienes tan sólo unía unas inmensas ganas de saquear las riquezas de nuestro pueblo.

Estamos lejos de nuestra casa, en un entorno frío, rodeados de personas que no sabemos si son amigos o enemigos, y que quieren cortarnos la cabeza. Por las noches hiela, y durante el día los campos se vuelven un barrizal impracticable. Las armas se oxidan, y tenemos que dedicar muchas horas de trabajo para mantenerlas en buenas condiciones. Las personas con quienes comerciamos, y de quienes dependemos para obtener víveres, mueren de enfermedades que no conocemos. A veces, los bárbaros nos atacan. Nos atacan por la noche sin previo aviso. Echamos de menos el calor del fuego de casa, y a nuestros familiares, de quienes apenas tenemos noticias.

La situación es muy preocupante. Por ello, nuestro comandante nos reúne a todos en el patio. Necesita ideas para que mejore la moral de la tropa: para que todos nos podamos sentir más seguros y más a gusto en nuestra fortaleza. Nos pide que nos olvidemos de todo lo que hemos visto durante nuestros años de servicio, y que diseñemos una base segura.”

Pues bien, el trabajo de nuestra unidad es el más importante. Es elaborar los planos y las normas de esa base segura.

CUARTO. Enseña a tus hijos e hijas los recortes de los dibujos y fotografías que has sacado de Internet, y diles que cuentan con todos ellos para que les sirvan como inspiración. Pero que tienen completa libertad para imaginar cómo sería la perfecta base segura. Diles también que no se preocupen por los gastos. El imperio cuenta con recursos casi ilimitados para defensa.

QUINTO. Dibujad primero la base. Y dibujarla bien grande, que ocupe prácticamente toda la cartulina. Posteriormente, id dibujando los diferentes elementos, decidiendo con cuidado su formato, su ubicación, y todos los detalles posibles. Sentirás que la imaginación de tus hijos e hijas se va activando. Y esto es muy bueno para el trabajo que más nos interesa.

SEXTO. Mientras tanto, vete haciendo a tu hija o a tu hijo una serie de preguntas para estimular su pensamiento:

  • ¿Dónde situamos la base?
  • ¿Cómo deben ser los muros?
  • ¿Dónde colocamos a los centinelas?
  • ¿Cómo colocarías los cañones?
  • ¿Cuántas entradas o salidas ponemos?
  • ¿Qué podemos utilizar para que la gente no trepe por los muros?
  • ¿Cómo podemos hacer para defendernos de las catapultas?
  • ¿Quién puede entrar en la base? ¿cómo sabremos si es alguien amigo?
  • Si alguien cae herido ¿cómo reaccionarán los compañeros?
  • ¿Qué normas de convivencia serían imprescindibles?
  • ¿Cómo haremos para saber si alguien necesita apoyo o ayuda?
  • ¿Cómo deben ser los entrenamientos de la tropa? ¿Cómo deben tratarnos los generales?
  • ¿Qué haremos cuando la tropa consiga algo importante?
  • ¿Cómo deben ser nuestros líderes?
  • ¿Cómo responderemos, en su caso, a los traidores?
  • ¿Qué os parece la decisión del comandante de contar con vosotros para el diseño de la base?
  • ¡Y todo cuanto se os ocurra!

Como verás, hemos intercalado preguntas que tienen que ver con la configuración física de la base, pero también con las relaciones entre las personas que conviven dentro.

Pues bien, habrá cosas que se podrán dibujar, y otras que no. Para eso tenemos los post its. Apunta en ellos la respuesta de tu hijo o hija, y colócalas al final sobre la base que él o ella haya creado.

SÉPTIMO. ¿Está creada la base? ¿Están todos los post its puestos? ¡Perfecto! Ahora puedes hacer un paralelismo entre la base perfecta que tu hijo o hija ha creado, y vuestra propia casa. Te damos alguna pista sobre lo que puedes decirles:

  • Nuestra casa es como una base de soldados. Fuera de casa, las cosas pueden ser complicadas. No hay más que ver las noticias: hay personas malas, ocurren cosas desagradables, y nos abruman nuestras responsabilidades y los retos de la vida. Un estresazo!
  • Pero todo resulta mucho más fácil si contamos con un lugar seguro al que regresar para descansar, o para refugiarnos si las cosas se ponen difíciles. Decimos entonces que nos “sentimos seguros”, pero esa seguridad depende sobre todo de cómo nos relacionamos con las personas que nos quieren.
  • Pues bien, vosotros mismos habéis creado unas normas que seguramente nos sirvan para sentirnos mejor todos en casa. Pondremos esta cartulina en un lugar visible, para que no se nos olviden y podamos respetarlas siempre ¿dónde preferís que esté?

Hecho esto, puedes recurrir al trabajo de tus hijos e hijas siempre que quieras o lo necesites. No hace falta que te enfades no que les riñas. Sólo recuérdales el buen trabajo que hicieron en su momento. Seguro que se sienten orgullosos de respetar su propio criterio.

Antes de terminar, permitidnos que os pongamos un ejemplo del potencial que tiene esta actividad. A continuación os dejamos una breve lista con laguna de las normas que han creado algunos niños y niñas que han participado de esta actividad. Escuchadlas, no por jóvenes son menos sabios y sabias:

  • “Cada vez que tengamos una herida, el jefe tiene que estar con nosotros para que nos curemos.”
  • “Si nos persiguen los malos, la puerta tiene que estar abierta, pero los arqueros preparados en las almenas encima de ella.”
  • “Los generales tienen que escucharnos nuestra opinión siempre.”
  • “Tenemos que obedecer lo que digan los jefes, porque ellos saben más de su oficio.”
  • “Las habitaciones tienen que ser separadas, y nadie tiene que entrar si avisar si la puerta está cerrada.”
  • “Nunca salimos solos a hacer la guardia.”
  • “Los jefes no son jefes todo el tiempo, a veces se divierten con nosotros.”

Como veis, todas ellas tienen un significado metafórico, de alguna manera extrapolable a las normas de convivencia que son básicas en familia. Y son un buen ejemplo del modelo pensamiento que funciona con los niños y niñas, el que se asocia con las emociones, y que se sitúa en el lado derecho de su cerebro.

Esperamos que este artículo te haya gustado o te haya resultado estimulante. Recuerda que si es así puedes agradecernos nuestro trabajo dando a “me gusta” o compartiendo nuestros contenidos. Y no te olvides que tus comentarios son bienvenidos, y que nos ayudan a mejorar poco a poco, día a día ¡Gracias por confiar en nosotros!

Gorka SaituaAutor: Gorka Saitua Soy Pedagogo. He trabajado desde el año 2002 en el ámbito de protección de menores de Bizkaia, en la Asociación Bizgarri – Bizgarri Elkartea. En 2016 comencé con el proyecto educacion-familiar.com que me apasiona. Para lo que quieras, ponte en contacto conmigo: educacion.familiar.blog@gmail.com
Este artículo pertenece al blog www.educacion-familiar.com, antes www.indartzen.com. Si quieres saber más sobre nosotros echa un vistazo a quiénes somos y síguenos en nuestras redes sociales Facebook y Twitter, somos @educfamilia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s