Guardaré un buen recuerdo de tu niña herida 

Nuestras partes protectoras tienen una edad concreta, porque están ancladas a las dificultades y retos que tuvimos que superar en determinados momentos de la vida. Nuestro trabajo es localizarlas y darles la mirada y el cuidado que nunca tuvieron. Es una forma poética de hacer justicia. 

Seguir leyendo “Guardaré un buen recuerdo de tu niña herida “