El mito de expiación en los profesionales que atienden a la infancia

[…] Un chivo expiatorio es un tercero —o un segundo— que carga con la culpa, y libera de toda responsabilidad a unos cuantos. Pero también es esa persona, grupo, institución, o lo que sea, en quien recae toda la hostilidad, permitiendo al resto sentirse competente en comparación con el monstruo que se ha creado. […]

Seguir leyendo “El mito de expiación en los profesionales que atienden a la infancia”

El triángulo dramático tras la expulsión de las niñas y niños vulnerados de su escuela | Primera parte: descripción

[…] Y ahora llega el juego psicótico en el contexto de una institución que también debería servir para proteger y ejercer la parentalidad social, porque el triángulo perverso da la vuelta. La comunidad escolar se convierte en la salvadora de la profesional que ha rechazado al niño, quedando la niña o el niño jodido y en el lugar del agresor, como un peligro para todas y todos ellos. […]

Seguir leyendo “El triángulo dramático tras la expulsión de las niñas y niños vulnerados de su escuela | Primera parte: descripción”

Propuestas para el buen trato a la infancia durante el curso escolar 2020-2021

Profesionales del ámbito educativo, sanitario y social, hemos creado un espacio para elaborar y promover ideas relacionadas con el #buen_trato a la infancia durante este curso escolar, a pesar de las medidas sanitarias que todas y todos debemos respetar.

Si quieres más información o unirte a nuestro diálogo, puedes contactarme por privado: educacion.familiar.blog@gmail.com

Gorka Saitua | educacion-familiar.com

Por un curso orientado a los cuidados

A mí no me hagáis caso, que de esto no sé nada. 

Pero visto lo complicada que está la cosa, y la incertidumbre que hay en el ambiente, me encantaría que el sistema educativo hiciera un experimento. 

Así, a lo loco, como si estuviéramos borrachos. A ver qué sale. 

Un año sin currículum. 

Sin calificaciones, ni exigencia de contenidos. 

Profesoras y profesores centrados en acompañar a sus alumnos, sabiendo que es lo que necesitan y lo que merecen. Y enseñando lo que de verdad sientan valioso y oportuno. 

Que puedan dar rienda a sus pasiones, sin interferencias de ningún tipo. 

Así, además, podrían atender unos pocos profesores a un grupo de alumnos. Sin mezclarse con otras personas. Minimizando el riesgo de contagio.

Es injusto pedir a muchas alumnos y alumnos que sigan el ritmo. Además, sabe dios cuándo y cómo va a acabar esto. 

Creo que lo único a lo que podemos aspirar ahora, es a que las y los estudiantes estimulen su interés y su motivación, y disfruten del apoyo que necesitan, sin exigencias de ningún tipo. 

Y las figuras docentes saben perfectamente como hacerlo. Sólo necesitan recuperar su espacio. 

¿Qué es lo peor que puede pasar?

¿Un curso perdido?

Sí, es una fantasía de alguien que nunca ha pisado un aula como maestro. Pero que también sabe qué necesitan las personas que lo están pasando mal —docentes, familias y alumnas—: redes de apoyo y solidaridad para enfrentar el estrés y el miedo. 

El gusto de estar todos juntos. Bien unidos. 

La administración educativa podría centrarse en valorar el impacto de esta experiencia en todo el mundo. Lo hacen muy bien. Tienen experiencia y disfrutan con eso. 

No creo que volvamos a tener una oportunidad mejor de cambiar la educación, centrándola en lo que de verdad es valioso: las personas, y las experiencias de aprendizaje significativo. 

Podría ser un curso para recordar, si no nos empeñamos en hacer lo de siempre: tirar hacia delante, sin tener en cuenta las circunstancias y los acontecimientos. 

Pero yo de esto no sé nada. Y no es una forma de hablar; no tengo ni pajotera idea.

¿Qué pensáis vosotras y vosotros, mis contactos del sistema educativo?

Os escucho con muchísimo interés. Con los oídos muy abiertos.

Gorka Saitua | educacion-familiar.com

Consulta sobre mal comportamiento y divorcio

Mi hija se altera mucho cuando tiene que seguir las normas | consulta

Estoy preocupada por una cosa que observo en mi hija, de 5 años. Os explico. En casa se porta fenomenal, y acepta con normalidad las normas de convivencia. Pero tiene muchas dificultades para respetar las normas de los juegos. Lo peor es en la escuela, donde la profesora nos ha llegado a decir que sus compañeros empiezan a evitar jugar con ella por miedo a sus arrebatos ¿qué puedo hacer?

Seguir leyendo “Mi hija se altera mucho cuando tiene que seguir las normas | consulta”