Por una educación y una sanidad libre de estrés tóxico para la infancia y la adolescencia | manifiesto

[…] En este sentido con este manifiesto queremos contribuir a PROMOVER UN PLAN DE PREVENCIÓN Y RESPUESTA preservar la salud mental de niños y niñas, así como PROMOVER UN BUEN TRATO COMO PERSONAS CON PLENO DERECHO Y NECESIDADES. […]

Las personas firmantes de este manifiesto somos profesionales ESPECIALISTAS EN INFANCIA Y ADOLESCENCIA, del ámbito educativo, sanitario y social, e instamos a las instancias competentes a PROMOVER LOS SUFICIENTES RECURSOS DE ATENCIÓN así como a REACTIVAR EL DEBATE acerca de algunas de las medidas sanitarias todavía vigentes en el contexto escolar y sanitario, como prevención de la enfermedad producida por el SRAS-CoV-2, atendiendo a su impacto especialmente durante la primera infancia (de 0 a 6 años), aunque también en la segunda infancia y la adolescencia.

En el último Congreso de la Sociedad Española de Pediatría celebrado el pasado junio de 2021 se evidenció un repunte de la incidencia de trastornos de salud mental entre la población infanto-juvenil, debido al estrés agudo o crónico que mucha de esta población ha sufrido o sigue sufriendo desde el inicio de la pandemia.

En este sentido con este manifiesto queremos contribuir a PROMOVER UN PLAN DE PREVENCIÓN Y RESPUESTA preservar la salud mental de niños y niñas, así como PROMOVER UN BUEN TRATO COMO PERSONAS CON PLENO DERECHO Y NECESIDADES.

PRIMERO. Recordamos que desde el momento en el que un niño o niña es gestado hasta la adolescencia se suceden una serie de periodos críticos y/o sensibles para el desarrollo de la salud mental, siendo imprescindible que, para ello, las niñas y niños cuenten con relaciones de calidad que, por encima de otras cuestiones, puedan reportarles seguridad y buenos tratos.

SEGUNDO. Que esta seguridad, que es clave para que las niñas y niños puedan desarrollar relaciones de calidad, sentir curiosidad, explorar, aprender o interesarse por el mundo interpersonal, se desarrolla en el contexto del contacto cercano y presente en el que se producen microinteracciones, en las que ellas y ellos tienen la necesidad primaria de poder captar las señales de inseguridad, peligro, amenaza o seguridad, calma y bienestar que les reportan las figuras adultas que tienen el deber y la responsabilidad de protegerles, generando interacciones agradables y respetuosas.

TERCERO. Que la ausencia de estas señales, principalmente emitidas a través de los cambios sutiles o evidentes del rostro humano y a través de un contacto entendido como seguro, sobre todo de rostros o personas significativas y familiares a nivel vincular, no es neutra, sino que implica la sensación sentida de amenaza para las mentes en desarrollo. En un contexto de falta de recursos y personal de atención, incertidumbre, aislamiento social y dificultad para la exploración y el juego espontáneos o el acompañamiento cercano, todo ello se agrava.

CUARTO. Que esta sensación sentida de amenaza y/o aislamiento, de ser sostenida en el tiempo, puede desencadenar cotas inasumibles de estrés tóxico para un sistema nervioso en crecimiento, produciendo alteraciones o incluso daños a nivel de la estructura y función cerebral, que pueden condicionar el desarrollo y el aprendizaje, las relaciones, la salud física y la salud mental de la persona.

QUINTO. Por todo ello, se consideran especialmente perjudícales algunas de las medidas vigentes de protección sanitaria impuestas en las escuelas y en algunas instituciones sanitarias, especialmente en bebés y menores de edades más tempranas, aunque también de gran impacto en niños y niñas más grandes, como son la utilización ininterrumpida de mascarillas por parte de las personas referentes adultas, la inexistencia de periodos de adaptación, las dificultades de acompañamiento por personas significativas para el menor cuando lo precisa, las medidas de aislamiento en caso de enfermedad o la imposibilidad de mantener relación con otras niños y niñas afines que pertenecen a otro grupo burbuja, entre otras.

Instamos, por tanto, a las administraciones competentes como el Ministerio de Educación y de Sanidad, así como a todas las figuras profesionales sensibilizadas con la infancia y la adolescencia, a considerar en sus decisiones el impacto que estas medidas pueden tener a corto, medio o largo plazo en la vida de las niñas y niños, sobre todo atendiendo a la actual prevalencia de la enfermedad ocasionada por el SRAS-CoV-2, así como a la vacunación masiva de la población, que ha reducido significativamente los riesgos para la población, especialmente aquella considerada de riesgo.

Invitamos a las personas firmantes a COMPARTIR este manifiesto con sus contactos, y a DIFUNDIR su contenido en los medios profesionales o particulares a los que tengan acceso, a fin de promover el necesario buen trato a la infancia y adolescencia que es necesario e imprescindible para un adecuado desarrollo.

Se remitirá este documento con 2000 firmas a los medios de comunicación, defensor del pueblo, Ministerio de Educación y Ministerio de Sanidad, así como a todos los agentes con capacidad para tomar decisiones, con la firme intención de REACTIVAR UN DEBATE que permita promover una mejor PROTECCIÓN para las personas menores de edad, considerando que su desarrollo y su salud pueden ser sensiblemente perjudicadas.

Gracias por tu colaboración.

FIRMA PINCHANDO AQUÍ

Ayúdanos difundiendo en redes sociales pero, sobre todo, por correo electrónico entre tu red profesional.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s