Ha sido sin querer

Cuando una niña o un niño dice «ha sido sin querer», siempre dice la verdad ¿Lo vemos?

—Ha sido sin querer —dijo el niño, de 8 años.

—¿Sin querer? —exclamó su madre, sintiendo que trataba de engañarle.

—Que sí, que ha sido sin querer —respondió su hijo, esta vez más tenso.

Se intuía la escalada.

—¿Sabéis cómo funciona el traductor de google? —intervine.

Me gusta trabajar con metáforas. Y suelo utilizar muchas que tienen que ver con las nuevas tecnologías. Me resultan una gran herramienta para conectar con la experiencia de los niños, niñas y adolescentes con quienes trabajo.

—¿Qué? —respondieron al unísono.

—Sí, el traductor de google. Ése al que le metes un texto y lo expresa en otro idioma —aclaré.

—Pues claro —dijo él.

—No te entiendo —contestó ella.

—Mirad, es muy fácil —sentí que tenía su interés—. Os propongo tener esta conversación, pero utilizando el traductor de google. Yo haré de traductor. El plan es sencillo, uno habla, y yo traduzco lo que dice a un lenguaje que todos podamos entender.

Tomé un cojín del salón.

—Este cojín —continué— es como el teclado. Sólo puede hablar quien lo tiene. Cuando haya terminado, me lo pasará y empezará la traducción. Pero, por favor, recordad que el traductor se puede equivocar, así que, si eso ocurre, no os olvidéis de decirlo. Ya sabéis cómo va esto de la inteligencia artificial, cuantos más errores notifiquéis, mejor haré el trabajo. Atentos.

Le cedí el cojín al niño.

—Ha sido sin querer —repitió, y me pasó el cojín.

—De acuerdo. Empiezo. Cuidado con los errores. Estad atentos: «lo he hecho para fastidiarte, ama» —dije, muy consciente de lo que hacía.

—¡No! ¡Error! —se revolvió el niño— ¡No es eso!

Ví de reojo como la expresión de su madre se relajaba.

—Vale. Informe de errores enviado —dije con voz de robot— ¿me dejas volver a intentarlo?

—Venga —se había picado un poco.

—Presiona el intro —le puse la mano palma arriba, en un gesto conciliador.

Chocó las palmas y se relajó.

—Vuelve a decirlo.

—Ha sido sin querer —repitió, quedándose a la expectativa.

—Vale —carraspeé—, incorporando datos. Allá voy: «ama, estoy arrepentido por lo que he hecho».

Le cambió la cara.

—«Me hace sentir muy culpable que me hayas pillado —seguí—, sé que me quieres y siento que te he decepcionado. Ahora mismo, me encantaría poder borrar lo que he hecho, pero sé que no puedo hacerlo».

Le miré preguntándole tácitamente si tenía que reportar informe de errores. Quedó callado, dándome permiso para continuar.

—«Cuando te he dicho que lo había hecho sin querer, era porque no fui muy consciente de lo que hacía. No pensé en cómo te sentirías tú. Me dejé llevar. Y si ahora no me he atrevido a decirte la verdad es porque me da miedo sentir que pierdo tu afecto, porque es cuando más necesito».

—Pero yo te voy a querer siempre. Pase lo que pase, hagas lo que hagas —interrumpió la madre, pero no le reñí por ello.

Su hijo empezó a llorar en silencio.

—Ven tonto —se acercó y le acarició el pelo.

—¿Me dejas el cojín? —le pedí hablando muy bajito e intentando transmitir el máximo de respeto.

La madre me lo dio, y quedó abrazando al niño. Mientras, éste seguía llorando en silencio.

—«Perdóname, hijo, por no haberme dado cuenta de lo que estabas sufriendo. Por haberte reñido ésta y otras veces, cuando lo que realmente necesitabas era comprensión y un abrazo. Voy a guardar en mi corazón este momento, para que no se me olvide. Te lo prometo».

Ahora lloraban los dos. Con congoja, pero seguían abrazados.

No hubo reporte de errores.

———— 90% completado ————–


Gorka Saitua

Autor: Gorka Saitua. Soy Pedagogo. Trabajo desde el año 2002 en el ámbito de protección de menores de Bizkaia, en la Asociación Bizgarri – Bizgarri Elkartea. En 2016 comencé con el proyecto educacion-familiar.com que me apasiona. Para lo que quieras, ponte en contacto conmigo: educacion.familiar.blog@gmail.com

Este artículo pertenece al blog www.educacion-familiar.com, antes www.indartzen.com. Si quieres saber más sobre nosotros echa un vistazo a quiénes somos y síguenos en nuestras redes sociales Facebook y Twitter, somos @educfamilia.

6 comentarios en “Ha sido sin querer

  1. Yohara Mohamedi Hamed

    Este blog me resulta muy interesante, debido a que trata sobre la resolución de conflictos familiares. Para empezar, me gustaría añadir que por conflicto entendemos un suceso interpersonal diádico o triádico que implica una oposición más o menos abierta en términos de desacuerdos o discusiones sobre comportamientos, valores o puntos de vista (Laursen, Coy y Collins, 1998; Smetana, 2005).
    En relación con los conflictos familiares (padres-hijos) es necesario afrontarlos de manera constructiva, es decir, hablando de manera positiva, negociando, y resolviendo los problemas de manera eficiente. Es importante que la madre y/o el padre, en la crianza de los hijos, tengan paciencia, y conozcan los factores riesgo como puede ser la agresividad, la depresión o el estrés, y de este modo se puedan prevenir de la mejor forma posible las consecuencias que pueden acarrear en el menor.
    Afrontar los conflictos de manera constructiva ayudan en algunas ocasiones al desarrollo social del adolescente, ya sea mejorando las relaciones familiares, como para fomentar el respeto, la comprensión y la aceptación por las opiniones de los demás.
    Cuando el conflicto se resuelve de manera destructiva e incoherente, haciendo uso de la violencia e ignorando o huyendo de la situación, los hijos suelen sentirse abandonados, evitan la comunicación con los progenitores y aquí es cuando surgen los desajustes emocionales y comportamientos negativos.
    Entre los principios de la Declaración de los Derechos del Niño, proclamada por la Asamblea General en su resolución 1386 (XIV), del 20 de noviembre de 1959:
    Principio 2: El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensado todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que se atenderá será el interés superior del niño.
    Principio 4: El niño debe gozar de los beneficios de la seguridad social. Tendrá derecho a crecer y desarrollarse en buena salud; con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, cuidados especiales, incluso atención prenatal y postnatal. El niño tendrá derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados.

    Me gusta

    1. Yohara Mohamedi Hamed

      Referencias bibliográficas:
      • Asamblea General de las Naciones Unidas (1959). Declaración de los Derechos del niño. Recopilado de: https://www.observatoriodelainfancia.es/ficherosoia/documentos/33_d_DeclaracionDerechosNino.pdf
      • Rodrigo, M. J., García, M., Máiquez, M. L., Rodríguez, B., & Padrón, I. (2008). Estrategias y metas en la resolución de conflictos cotidianos entre adolescentes, padres y madres. Infancia y Aprendizaje, 31(3), 347-362. Recopilado de: https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1174/021037008785702965?casa_token=nNxdRUlPLZEAAAAA:LkFor9vN1NvFYlWdtzdcKcz20DvZk4DLU9YMsB5dRin1a1l0ibv2UXVrBlk0qqSboNRrb46e6Cvm
      • Jiménez, Á. P. (2002). Comunicación y conflicto familiar durante la adolescencia. Anales de psicología, 18(2), 215. Recopilado de: https://revistas.um.es/analesps/article/download/28421/27521/0

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s