Conclusiones del vídeo AUTORREGULACIÓN 1 (y experimento)

Recogemos las principales conclusiones a las que nuestros seguidores han llegado tras ver el vídeo AUTORREGULACIÓN | Que se controlen ellos. Añadimos algunas pistas, y planteamos un experimento que os va a encantar ¡Ale hop!

Puedes acceder al articulo anterior pinchando aquí.

No os vamos a dar respuestas, sino a formular las preguntas adecuadas. Este es un principio fundamental de la orientación familiar. Cada persona debe seguir su propio camino, pero poniendo suficiente atención en las cuestiones importantes.

Porque ¿qué ocurre cuando alguien te dice lo que tienes que hacer?

Lo primero, lo más sano y natural, es que no le hagas ni puñetero caso. Las indicaciones, por muy bien formuladas que estén, son interpretadas por el cerebro como órdenes. Sientes que la persona que te aconseja se sitúa en un plano de superioridad. Y esto levanta defensas.

Uno de los principales objetivos de la orientación familiar es equilibrar los procesos de atención, para que no se escape ninguna cosa importante

Pero también puede ser que algo te lleve a confiar, y hagas caso. Pues mucho peor. Porque las pautas ser incompatibles con tu forma de hacer las cosas. Con tus valores, tus reflexiones y con tu forma de gestionar las situaciones estresantes ¿Imaginas qué pasa? Sí, esto genera confusión y estrés. Y no hay cosa que más malestar genere que la sensación íntima de estar haciéndolo mal como padre o madre.

Además, los educadores familiares tenemos muy presente que cada persona tiene sus formas de gestionar las emociones, y de recuperar la tranquilidad. Porque ¿qué pasa si quieres imponerte otra forma de actuar? Caos o rigidez. Pérdida momentánea de la capacidad de prestar atención, pensar y empatizar. Mal rollo.

Con un buen educador familiar sentirás en calma para que puedas disponer de todos tus recursos y tomes conciencia plena de tu realidad

Aquí te dejamos pensar. Porque sólo tú puedes ser experto en tu realidad

¡Al turrón!

Turrón

Antes de nada, recordamos ¡dentro vídeo!


Primer ejercicio… ¿Qué puedo hacer yo para que mi hijo/a desarrolle su autocontrol?

Pocas respuestas. Era lo esperado, porque la pregunta se las traía. Entre las respuestas de los/las seguidores/as, las siguientes:

UNO. Mejorar mi propio autocontrol. Es clave porque los niños/as aprenden por imitación, pero también porque unos padres que tienen autocontrol podrán estar más presentes en la experiencia de su hijo/a, y ofrecer una respuesta tranquilizadora más acorde con las necesidades del momento. Pero ¿qué puede hacer uno mismo para mejorar su propio autocontrol? Te lo ponemos difícil, porque con la mera voluntad no basta. Sigue nuestros vídeos porque lo que vale para los más peques, también vale para los más vejetes. Ahí queda.

DOS. Límites claros. Que exista cierta diferenciación entre lo que a mí me pasa, y lo que le pasa a los demás. La conciencia de que hay unas normas que, aunque generen malestar, se deben respetar. Que el mundo no está siempre a nuestra disposición. Freud lo llamaba “principio de realidad”.

TRES. Constancia. Una respuesta predecible del adulto durante los momentos en que las emociones (enfado, tristeza, miedo, etc.) están más presentes es esencial. No hay nada que que provoque más desequilibrio y malestar en un niño/a que no saber cómo su padre o madre va a reaccionar.

CUATRO. Permitir el fracaso. Permitirle a un niño/a tomar sus propias decisiones y equivocarse, traslada un mensaje muy potente: “Confío en ti”. Dejarle tomar tus propias decisiones y estar pendiente para actuar cuando no quede más remedio. Esto es fundamental para que los niños/as se enfrenten con seguridad a los retos de la vida, y perciban a los adultos como personas disponibles, a la que recurrir en busca de sosiego y tranquilidad.

CINCO. Tiempo y paciencia. Pasar tiempo con tu hijo/a le lanza un mensaje directo al corazón: me gustas, me lo paso bien contigo, eres una persona valiosa con la que se puede contar. Las palabras nunca podrán expresarlo con tanta fuerza y claridad.

SEIS. Tener en cuenta su edad. El desarrollo infantil no es un proceso gradual, sino que las capacidades van apareciendo según una secuencia de programación difícil de predecir. Sea como sea, es importante saber qué es lo que los niños/as pueden lograr, para enfrentarles a retos que les cuesten, pero que puedan alcanzar.

No te agobies. No tienes por qué hacer todo esto para que tu hijo/a desarrolle su autocontrol. Elige las opciones que más vayan contigo y ¡disfrútalas!

Todas las respuestas han dado en el clavo. Pero ¿se te ocurre algo más? ¡Comenta! 🤗


Segundo ejercicio… ¿Dónde sitúo la atención?

La pregunta iba con trampa. Daba a entender que una de las 3 opciones era la correcta ¿verdad?

Para los niños y niñas es importante que vuestra atención fluctúe entre su interior, el exterior y las relaciones con los demás:

  • En su interior. Porque eso les ayudará a calmarse y a sentir que pueden contar con vosotros/as para calmarse. Y esto irá construyendo su seguridad de base, que es la sensación íntima de que las cosas pueden ir bien cuando las emociones (alegría, tristeza, miedo, enfado, rechazo, vergüenza, etc) se hacen muy intensas o se desbordan.

Te entiendo y te siento. Y así te ayudo a calmarte

  • En el exterior. Porque pensar sobre lo que ha pasado fuera de ellos, y poder decidir al respecto, les ayudará a integrar que pueden contar con su voluntad para cambiar las cosas cuando sean inómodas o injustas.

Cuando estás calmado/a. Te ayudo a ver qué alternativas tienes. Y a decidir por ti mismo

  • Y en las relaciones. Porque aunque existan objetos ahí fuera, lo que ocurre entre las personas es lo que realmente nos puede proporcionar bienestar o malestar.

Y por último, te ayudo a pensar en cómo tus acciones pueden afectar a los demás

Lo habitual es que tu tendencia sea a centrar la atención más en un sitio que en los otros. Esto depende de la forma tu forma de enfrentar las emociones intensas (apego adulto). Pero si haces un esfuerzo puedes compensar la situación y ayudar a tu hijo a desarrollar más autocontrol ¿cómo?

En vuestros comentarios habéis dado con la clave: primero, centrar la atención en el interior del niño, ayudándole a calmarse.

Una seguidora nos transmitía que al hacer el ejercicio se había dado cuenta de que su actitud cambiaba dentro y fuera de casa. Mientras de dentro dedicaba suficiente atención al mundo interior de su hijo, fuera tendía a estar más pendiente de las circunstancias. Concluía que esta podía ser la razón de que su hijo se portase peor en la calle

Te proponemos este sencillo experimento:

Ejercicio para calmar rabietas y mejorar el autocontrol
La clave es ir por partes y ordenadamente.

Cuando tu hijo sienta un fuerte enfado, tristeza, miedo, o lo que sea, trata que tu atención vaya paso a paso.

  • Primero (para todos/as). Centra la atención sólo en su interior, olvidándote completamente de resolver el problema. Trata de conectar con él/ella y sentir de verdad lo que él siente. Ponte en sus zapatos. Háblale de cómo crees que se siente, de qué cosas crees que imagina, y hazles sentir que no hay nada malo en ello. Si se lanza a contarte algo, déjale hablar y escucha. Irás sintiendo cómo se va tranquilizando.

No le pidas que piense o elija hasta que se sienta bien contigo. El cerebro sólo permite que le redirijan las personas con quienes se siente bien

  • Segundo (para mayores de 3 o 4 años). Si tu hijo está más tranquilo, vuestros estados emocionales están alineados (sientes tranquilidad y conexión) y tiene edad para hacerlo, hazle preguntas sobre cómo ve la realidad. Con curiosidad y sin reproches. Pregúntale sobre qué opciones tiene y si quieres dale otras. Cuando lo vea claro. Pídele que elija, y transmítele como puedas que confías en que decida bien.
  • Tercero (para mayores de 6 años). Si ha decidido, hazle preguntas sobre cómo cree que su decisión puede afectar a los demás. Sobre qué pueden sentir, pensar o imaginar. Dile que sabes que no quiere hacer daño a nadie. Entonces pregúntale si está de acuerdo con su decisión.
La clave es que seas muy ordenado/a en este proceso, y que trates de seguir esta secuencia: interior, exterior y los demás. En cada momento, a una sola cosa

El experimento promete cosas buenas. Pero no os vamos a decir todavía cuáles son. Es mejor que las descubráis por vosotros mismos/as.

¿Nos contáis vuestra experiencia? ¿Qué ha pasado en él/ella? ¿Qué ha pasado en ti? ¿Y qué ha pasado con vuestra relación?

Educación_Familiar_Bola_Participar
¡A los comentarios!

Gorka SaituaAutor: Gorka Saitua. Soy Pedagogo. He trabajado desde el año 2002 en el ámbito de protección de menores de Bizkaia, en la Asociación Bizgarri – Bizgarri Elkartea. En 2016 comencé con el proyecto educacion-familiar.com que me apasiona. Para lo que quieras, ponte en contacto conmigo: educacion.familiar.blog@gmail.com

Este artículo pertenece al blog www.educacion-familiar.com, antes www.indartzen.com. Si quieres saber más sobre nosotros echa un vistazo a quiénes somos y síguenos en nuestras redes sociales Facebook y Twitter, somos @educfamilia.

 

4 comentarios en “Conclusiones del vídeo AUTORREGULACIÓN 1 (y experimento)

  1. rori

    A mi el primero me sale regulin… cuando se enfada una y otra vez y otra y otra y otra por lo mismo y un año tras otro y aunque evolutivamente haya sobrepasado con creces la edad de las perretas …. pues como nos parecemos mucho… yo me enfado tambien…
    Pero en el segundo y tercero, he encontrado un ejercicio q me encanta y q creo q a mi chico le va muy bien… y a mi tambien, es la escalera de las emociones.
    SALUDOS!!!!!

    Le gusta a 2 personas

    1. Gorka Saitua

      Te voy a contar un secreto Rori. Pero me tienes que prometer que no se lo vas a contar a nadie 😅

      A mí también me sale a veces regulín… creo que es a veces intento conectar con los niños/as cuando mi cerebro aún está en “modo control”, y en realidad mi prioridad no es comprender y empatizar, sino redirigir su comportamiento. Y así transmitimos nuestras intenciones de sutilmente, de manera no verbal. Lo que a mí me ha servido es, siempre que la edad del niño lo permita, poner palabras a mi propio estado emocional. Por ejemplo, “me ocurre que estoy muy nervioso, y me cuesta ponerme en tu lugar ¿quieres que nos apartemos un poco para que te pueda escuchar?” Al decirlo el alto, y darles a elegir, los niños suelen mostrarse comprensivos y colaborar.

      Además, el movimiento y el cambio de contexto a un lugar más tranquilo y seguro puede ayudar.

      Pero lo más importante de todo ¿qué es eso de la “escalera de las emociones”? ¡No me digas que te lo vas a guardar! 😲😱😱😱

      Me gusta

  2. Rori

    Prometido!! No se lo cuento a nadie :-)!

    El recurso lo encontre en el blog de javisobrino, lo llama “el tren de las emociones”. Por internet hay mas versiones.

    Lo utilizo en casa, cuando ya la “tormenta” ha pasado y estamos tranquilos o para reflexionar sobre algo q ha sucedido.

    Colocamos 5 hojas en el suelo, como en escalera por las q nos moveremos. Cada una contiene 1 frase:

    1: LO Q PASA
    2:LO Q PIENSO
    3:LO Q SIENTO
    4:LO Q HAGO
    5:EL RESULTADO

    El niñ@ se situa en la primera y narra a su manera lo q sucedio, luego en la siguiente hoja lo q se le paso por la cabeza en esos momentos y asi sucesivamente.

    Yo le dejo hablar y solo intervengo para ayudarle a q ponga palabras a lo q hay en su cabeza, y le pregunto, por ejemplo, si al final, lo q consiguio estuvo bien.

    Una vez q todo esta expuesto, q tenemos una vision ede conjunto, podemos movernos por la escalera cambiando cosas hasta conseguir un, resultado satisfactorio,por ejemplo, q pasaria si cambiaramos lo q pensó.

    A veces cuando el niñ @ termina yo o cualquier otro implicado, hacemos tambien la escalera, mostrandole lo q vivimos y como, ante una misma situacion, hay muchas formas de ver y de reaccionar.

    Intento no juzgar, si no, q sea el niñ@ quien vaya desgranando el suceso, dando opiniones, buscando soluciones, hablando de sentimientos.

    Para mi es un gran recurso q nos sirve para la familia entera.

    Espero q a alguien le sea de tanta utilidad como a nosotros.

    Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Gorka Saitua

      ¡Muchas gracias Rori!

      He echado un vistazo al artículo (https://javisobrino.wordpress.com/2015/10/14/el-tren-de-las-emociones/) y nos parece una idea genial. Ayuda a los niños/as a tomar decisiones, a ver las dificultades desde diferentes perspectivas, y lo que más nos gusta, les ayuda a representar su propia mente, que es una de las claves para que puedan desarrollar un mejor autocontrol.

      La única diferencia con nuestro planteamiento es que nosotros consideramos que existe una primera reacción emocional antes de que llegue el pensamiento. Y es que la información pasa antes por el sistema límbico, que por el córtex prefrontal. Nuestra escalera quedaría entonces así: qué pasa, cómo reacciona mi cuerpo, qué pienso, qué siento, cómo actúo y cómo afecta esto a los demás. Esta técnica está muy relacionada con la “Rueda de la Conciencia” de Daniel J. Sieguel, en la que puedes profundizar gracias a su libro “Tormenta Cerebral”. Es una visión positiva del cerebro adolescente.

      Seguro que acabamos profundizando sobre ello.

      De nuevo muchísimas gracias.

      Gorka Saitua | educacion-familiar.com

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s