Un cuento fantástico y refrescante: “El Pozo Magico”

indartzen (5)

Una compañera de trabajo nos regala este maravilloso cuento que nos permite trabajar con nuestros hijos e hijas las consecuencias que puede tener su comportamiento ¿te apetece descubrirlo?

Era un día caluroso de primavera, así que Amets insistió para que todos fueran a pasar el día de barbacoa, algo que a ella le encantaba. Cogió sus juguetes, sus patines, se vistió y bajó corriendo al coche para ser la primera en montarse.

Nada más llegar al lugar sólo grito: – ¡luego vengo! y salió corriendo con sus patines por el camino que llevaba al río. Anduvo durante unos cuantos metros, hasta que de pronto le pareció ver algo entre los árboles, así que decidió acercarse a ver qué era. Entonces descubrió en el suelo una madera que comenzó a levantar, y vio que se trataba de un pozo. Amets se alegró de haberlo encontrado porque lo cierto es que tenía bastante sed, así que no se lo pensó y bebió un buen trago de agua.

A los pocos segundos Amets empezó a sentirse rara y se asustó mucho al mirar hacia abajo y darse cuenta de que su cuerpo había desaparecido, ¡era invisible!. Decidió volver donde se encontraban los demás pero nadie la hacía caso, no podían verla.

Al ir a salir corriendo para llorar, accidentalmente se cayó el azúcar en la carne de la barbacoa y se armó un gran revuelo. Nadie sabía cómo había pasado y esto hizo mucha gracia a Amets que se dio cuenta de que podía hacer lo que quisiera porque nadie la veía. Así que se pasó la mañana pellizcando a los demás en el culo y riéndose cuando éstos daban botes, escondiéndoles los juguetes a los niños, quitando las sombrillas, despertando a los que se querían echar la siesta,…

Sin embargo enseguida comenzó a mirar a su alrededor y se dio cuenta de que todos estaban tristes y enfadados, los niños no paraban de llorar porque no encontraban sus juguetes, los mayores discutían, porque después del esfuerzo preparando la comida se había estropeado todo, además no podían dormir y se estaban abrasando bajo el sol, ¡todo era un desastre!

Ella con sus travesuras les había estropeado a todos el día de barbacoa y esto hizo que ya no fuera divertido portarse mal. Era mucho más divertido cuando todo jugaban juntos, se reían y comían las cosas tan ricas que los mayores hacían en la barbacoa, así que decidió que nunca más iba a hacer travesuras, ¡aunque fuera invisible!

N.F.

Gorka SaituaAutor: Gorka Saitua Soy Pedagogo. He trabajado desde el año 2002 en el ámbito de protección de menores de Bizkaia, en la Asociación Bizgarri – Bizgarri Elkartea. En 2016 comencé con el proyecto educacion-familiar.com que me apasiona. Para lo que quieras, ponte en contacto conmigo: educacion.familiar.blog@gmail.com
Este artículo pertenece al blog www.educacion-familiar.com, antes www.indartzen.com. Si quieres saber más sobre nosotros echa un vistazo a quiénes somos y síguenos en nuestras redes sociales Facebook y Twitter, somos @educfamilia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s